Escribología

2:30 am

Después de cuatro días, tres semanas y un puñado de años esperando, decidí dar el adiós profundo.

Que si piensas que la vida es jodida, estás a una nada de darte cuenta lo que tantas veces ha pasado frente a tus narices.

No hay una puñetera mañana en la que no despierte y me de cuenta que la he cagado y aún así, me ha quedado grande el traje.

Mi destino estaba marcado, aunque hubiera tomado mil vías, esas mil veces volvería al mismo punto que me tiene hoy aquí.

Que dicen por ahí que tu pasado te marca, pues que irónico el destino que lo hizo justo cuando fui concebid@.

No hay nada más que desee en esta puta vida, que hallar eso que va más allá de unas rejas y un uniforme que me disfraza todos los días de cotidianidad.

Así que me he resignado y quizá ha sido de los actos más cobardes que he hecho, pero no me arrepiento.

Siempre buscamos encontrar lo que esta mal y esta mal porque no lo hacemos en nosotros sino en alguien más porque de alguna manera nos sentimos limpios, soberanos, pero no somos ni una puta mierda de eso, por el contrario que nos hemos liado todos los días por no ser eso que vemos en el espejo y que a veces rechazamos.

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s