Escribología

Significado.

En un segundo me encuentro perdido, sumergido, naufragando en un océano de significantes tan insignificantes como el contexto mismo.

en un instante me desaparezco, me borró de un cuadro inexistente pintado con ninguna pintura sobre un Lienzo de mentiras.

en un suspiró mi alma se desvanece entre el aire frío y sombrío que me rodea, no me asusto aunque yo sé qué mi cuerpo lo consumirá la tierra.

Nunca me ha asustado perder mi cuerpo, me preocupa morir filosóficamente y perder mi esencia.

PL

Estándar
Escribología

“Dimos un salto mortal”

Estas últimas semanas he estado bastante distante y fuera de mi, y lo digo así porque siento que muchas cosas han quedado estáticas, sin fuerza ni inspiración. ¿Es algo terrible? ¿Debería preocuparme?

Quizá suene trillado pero hay tanto y a la vez no hay nada, eso me hace sentir un vacío con esperanza. ¿Qué he dicho?

Sí, es como un encuentro en el que sabes que no tienes nada y hasta cierto punto, te sientes limitad@ de avanzar, pero muy en ti sabes que no se termina, no es el fin del mundo.

“Quiero creer en otra oportunidad”, y tener eso que se llama Fe, de que las cosas sucederán y sucederás.

¿Te has identificado alguna vez con esta situación? ¿sientes que no hay un más allá, pero no te preocupa?

PD. No he tenido cabeza, ni corazón, ni pensamiento para escribir, pero justamente ahorita, Cerati y Shakira movieron mi momento y me recordaron que esto es “un día especial”.

Estándar
Escribología

Fuego en mis entrañas


Me consume, me arde, me envenena,
me consume, me arde, me envenena.

¿Qué es esto que por dentro me devora lentamente?
Cierro mis ojos y ahí está.

Puedo sentirlo la dulce y aterradora sinfonía infernal.

¿La escuchas, la sientes?

Dime que no estoy loca.

Es la tercera llamada… El show debe continuar.

El fuego apacigua esta helada caverna de hielo en mi pecho, pero en mis entrañas… arde!

¿La escuchas? ¿La sientes?

Me consume, me arde, me envenena.

El cielo se pinta de gris, la noche es traicionera, y ahí estás!

Silencio, calla… Me quemas.

Estoy ardiendo pero no lo siento, ya no.
Estas brasas tan solo me congelan.

Mis entrañas se retuercen, algo dentro de mi, algo dentro de mi me dice que no está bien.

Dime que no estoy loca.

La dama de blanco se esconde ¿Porqué lo hace? Primero me sigue y después se va. Dejando en su lugar las llamas fulgurantes que caen del cielo y hacen arder todo en su lugar.

Sin embargo apaciguan la helada caverna.

¿Lo sientes?


Es el fuego en tus entrañas

G.c.

Estándar
Escribología

A de Ángel…

Cielos húmedos y noches de desvelo,
perfecta combinación para pedirle al universo oír tu voz,
Es el tiempo o el destino,
quiero sentirme vivo, quiero tenerte al lado mío.

Quien diga que el amor no duele,
tomen el corazón de su amado y lanzenlo al olvido,
Duele tanto amado mío, con un dolor perenne,
pero vales cada maldito segundo.

Te filtras como agua en gotero,
en plena tormenta, intenso.
Es el tiempo o el destino,
de nuevo estas presente en mi camino.

Dueles como tropiezo en la penumbra,
sin saber a donde ir, sin saber a donde regresar,
Dueles como desprecio del creador,
dices amarme pero sigo en el destierro.

Alejado de ti, de tu fragancia inexplorada,
del contorno de tu figura,
Alejado de mi piel que pide a gritos tu tacto,
de mis ojos que callan la ilusión,
de mis labios que intuyen tu sabor,
de los escalofríos instantáneos al escuchar tu voz,
Estas alejado de mi y yo de ti,

Y tu no pierdes la esperanza
y yo tengo la certeza…

Estándar
Escribología

Aprendamos

Quiero que aprendamos que no nos necesitamos.
Viviremos como vecinos un tiempo y otra época estaremos en los extremos del mundo.
Y no nos necesitaremos.


Bailaremos junto a otras personas y lo disfrutaremos.
Porque un día aprendimos a soltarnos.


Nos romperán el corazón en mil pedazos y quizá no será fácil sanar.
Pero en medio del caos, no nos necesitaremos.


Nos amamos en el hoy, pero no nos necesitaremos en el mañana, porque no sabemos como será.


No nos necesitaremos porque disfrutamos nuestros momentos como amigos, que nos ayudaron a crecer.
Sin remordimientos.
Sin arrepentimientos.
Con riesgos.
Con valentía.
Con amor.
Y con grandeza.


Así que, enséñales a las personas a vivir sin ti, desde ahora.

Estándar
Escribología

Pan de cada día.

“Aleluya, cárcel para el que no sepa sonreír. Aleluya, que la vida está muy cara pa’ sufrir”

Se empieza por tener una idea,

Se termina por tener las ganas.

Tantos mundos convergiendo en una sola vida hacen que cada día sea más solo “un día más” en esa cuenta interminable e inedita en la que el tiempo no es lo que sobra, mientras la rutina es lo que abunda.

Muchos se encargan de disfrutar,

muchas se resignan a decidir,

pero nadie hace su maleta y decide partir.

Al final, todos están condenados a vivir. Se embarcan pues en esa vida llena de molestias e incertidumbre.

Algunos intentan entender el problema en cuestión,

otros tantos sólo se preocupan por tener un corto brindis y un colchón.

Nada pertenece a nadie,

todos quieren tenerlo todo.

¿Por qué te apresurás a querer saberlo todo? ¿Por qué no simplemente intentás encontrarle a cada cosa su modo?

La noche es sólo una alerta de las cosas que no hiciste bien en el día,

la noche también entonces es una amiga.

Empezamos sabiendo qué es lo que queremos tener, terminamos sin saber lo que acabamos de perder.

Los días pasan, lo bueno y lo malo también. Las penas se alivianan. El dolor disminuye y las esperanzas aumentan. Cada quien se esconde de quien quiere con quien sea. El sentido común resulta ser el menos común.

Se trata de vivir y gozar, se trata de reír y llorar, se trata de caer y volar…

Se trata de tener un inicio y luego, terminar.

Estándar
Escribología

La soledad, el último paso

Algo me está consumiendo, estas cuatro paredes estrechan cada vez más el espacio. Hay mucha decadencia a mi alrededor, me tambaleo mientras me muevo de rincón a rincón, sabiendo que es cuestión de tiempo hasta que mis músculos ya no puedan soportar el peso de mis huesos.

Quizá lo más sabio fue alejarme, nadie tiene por qué sentir compasión. No quiero perforar sus corazones, tampoco arrancarles lagrimas antes de tiempo. No tienen porque perder ese último recuerdo, cuando sonreí por última vez.

Solo el universo sabe lo feliz que era cuando no estaba solo, aunque debo admitir que aprendí a valorar la soledad, a quererla, a entenderla. Ahora tenemos una tregua, se convirtió en mi amiga, mi confidente, mi refugio. La única que estará conmigo hasta el final, cuando todo esto termine y decida por fin dar el salto de fe.

Estándar