Escribología

La soledad, el último paso

Algo me está consumiendo, estas cuatro paredes estrechan cada vez más el espacio. Hay mucha decadencia a mi alrededor, me tambaleo mientras me muevo de rincón a rincón, sabiendo que es cuestión de tiempo hasta que mis músculos ya no puedan soportar el peso de mis huesos.

Quizá lo más sabio fue alejarme, nadie tiene por qué sentir compasión. No quiero perforar sus corazones, tampoco arrancarles lagrimas antes de tiempo. No tienen porque perder ese último recuerdo, cuando sonreí por última vez.

Solo el universo sabe lo feliz que era cuando no estaba solo, aunque debo admitir que aprendí a valorar la soledad, a quererla, a entenderla. Ahora tenemos una tregua, se convirtió en mi amiga, mi confidente, mi refugio. La única que estará conmigo hasta el final, cuando todo esto termine y decida por fin dar el salto de fe.

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s