Escribología

Pan de cada día.

“Aleluya, cárcel para el que no sepa sonreír. Aleluya, que la vida está muy cara pa’ sufrir”

Se empieza por tener una idea,

Se termina por tener las ganas.

Tantos mundos convergiendo en una sola vida hacen que cada día sea más solo “un día más” en esa cuenta interminable e inedita en la que el tiempo no es lo que sobra, mientras la rutina es lo que abunda.

Muchos se encargan de disfrutar,

muchas se resignan a decidir,

pero nadie hace su maleta y decide partir.

Al final, todos están condenados a vivir. Se embarcan pues en esa vida llena de molestias e incertidumbre.

Algunos intentan entender el problema en cuestión,

otros tantos sólo se preocupan por tener un corto brindis y un colchón.

Nada pertenece a nadie,

todos quieren tenerlo todo.

¿Por qué te apresurás a querer saberlo todo? ¿Por qué no simplemente intentás encontrarle a cada cosa su modo?

La noche es sólo una alerta de las cosas que no hiciste bien en el día,

la noche también entonces es una amiga.

Empezamos sabiendo qué es lo que queremos tener, terminamos sin saber lo que acabamos de perder.

Los días pasan, lo bueno y lo malo también. Las penas se alivianan. El dolor disminuye y las esperanzas aumentan. Cada quien se esconde de quien quiere con quien sea. El sentido común resulta ser el menos común.

Se trata de vivir y gozar, se trata de reír y llorar, se trata de caer y volar…

Se trata de tener un inicio y luego, terminar.

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s