Escribología

Descompuesta

Saber cocinar, planchar, lavar trastos, no barrer solo “por donde pasa la suegra” y cerrar la boca cuando los hombres hablan de política.

Tener en mente el costo del jabón y la libra de carne, cómo se le cambia un pañal a un recién nacido y por nada del mundo hacer comentarios sobre sexo, porque eso no lo dicen las señoritas.

El labial y maquillaje tienen que estar intactos y cuidado, que si fallamos y nuestra pareja nos deja es nuestra culpa, por no arreglarnos para ellos…

Pero, momento, ¿entonces estoy descompuesta?

Descompuesta de los pies a la cabeza, pero porque soy fan de hacer chongos con el cabello, no me gusta la cocina, pero sí el sexo.

De vez en cuando, no me maquillo y conozco sobre la situación política de Bolivia, mucho más que algunos hombres. Sin olvidar que uso prendas ajustadas y cortas, pero no para lucirles, sino para lucirme.

Sí eso es estar descompuesta, entonces sí estoy descompuesta.

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s