Escribología

Delirio #5

Un día un muñeco, uno de esos que están echos de carne y huesos, comenzó a pensar, agrandó su horizonte y expandió su mente, liberando su alma.

Dicen que lo primero que descubrió fue su mente, entendió que era un demente y que las ilusiones que profesaba como verdad absoluta eran mentiras, simples alucinaciónes inutiles y tristes.

Lo segundo que encontró fue su entorno, un simple contorno fabricado con delirios lijeros como lirios, tan frágiles como el cristal e inconsistentes como el todo…

Pero se lo tomó con calma, pensó que no era tan malo, que todo era tan casual, un mendigo suceso ireal.

Así se relajó, y en un ser inexistente se convirtió, hablaba lo que todos hablan, pensaba lo que los otros piensan, y poco a poco en el todo que no es nada pero lo es todo se sumergió.

Así pasaron millones de años, con el muñeco sumergido en engaños, viviendo atado por una cuerda, sufriendo sin sufrir, sumergido en la tipica mierda, viviendo sin sentir.

Creía que era feliz, jugando que todo era bonito, dibujando una estupida sonrisa en su rostro, convirtiéndose en un monstruo, destruyéndose solito, poniéndose su roja nariz.

¿Pero que importa? se preguntaba, si todos vivimos aquí, en esta mentira real que convierte la nada en todo y lo se nunca será nada, pero es mi todo pintado de colores, mi mundo de sombras repletas de vida ireal…

Que importa, ¡Aquí somos felices! ¿Verdad?…

PL

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s