Escribología

Irrepetible

Cual momento inoportuno, cual sorpresa predecida

se inscribió como juez de turno con una petición prohibida.

Yo te recibí, te recibo y te recibiré a vos y a las tantas travesuras del (tu/mi) pecado.

Una cosa te tengo bien dicha,

y es que esa maña tuya de ser luz y sombra

es la que me mueve y se queda entredicha.

Lo triste de todo lo que no se repite

es tener que resignarse a que no vuelva a ser,

sin embargo yo por vos y por nosotros

me arodillo y espero más placer.

Sabés que creo en las casualidades,

sabés que me aferro a las imposibilidades,

me gustás tanto que por esa locura muy tuya

no sé disfrutar de otras tantas banalidades;

porque frente a vos y justo en mi orilla

sigo repitiendo que vos sos el placer hecho persona

aunque tus labios ya no humedezcan a mi mejilla.

Para vos, mi único irrepetible. Vos que haces que el placer este al otro lado del mundo.

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s