Escribología

Hasta nunca, hasta siempre

Habían pasado ya muchos días en los que el destino no nos había puesto de frente; ilusamente me habían parecido suficientes como para empezar a sentir la paz que necesitaba al entender que te habías marchado para siempre.

De pronto me encontré en un sueño que no deseaba,  parada viéndote desfilar por una calle que habíamos transitado tantas veces juntos…pero, esta vez no era igual, íbamos cada quien cargando con su soledad.

El cruce de las miradas fue tan fugaz que con dificultad podría asegurar si me viste con el mismo brillo en los ojos, había mucha oscuridad cerca de tu alma, ya no conocía su olor ni su color, ya casi no la distingo de las demás.

Allí iba detrás de ti, casi como persiguiéndote; la vida irónicamente estaba haciendo realidad una vez más lo que había pasado tantas veces entre nosotros, caminar detrás de ti, vigilante, en espera de que te detuvieras y me reconocieras.

Esta vez fue real, ¡Te detuviste! Me temblaron las piernas y esto no fue una buena señal,  evite de tantas maneras imaginar este momento así que no sabía que esperar incluso de mí, mi reacción fue casi inmediata, un ligero veneno me corrió con prisa por las venas, la adrenalina me recubrió, quería huir del lugar, de ti, de la situación, no estaba preparada y tal vez nunca lo este, solo supe guardar silencio y huir, me desconocí…

Hoy que amaneció no conozco cuál fue tu reacción y no quiero pensar en ella, ojala lo supiera y ojala no, todo lo relacionado contigo es un constante juego entre la mente, el alma y el cuerpo, cada uno separado del otro reaccionando a su propio ritmo, a veces el cuerpo aun quiere sentirte pero el alma te aborrece, a veces el alma necesita que la ayudes a aligerar el peso pero el cuerpo siente asco de imaginarte cerca, creo que nunca se pondrán de acuerdo sobre lo que sentimos por ti y hoy quiero creer que  así esta bien.

Ayer no pude decírtelo pero estoy cansada, me duele aun la herida  si la toco, todavía sangra a veces, pero  prefiero dejar correr la sangre hasta que seque sola; ya di los primeros pasos sobre las cenizas que quedaron de lo que un día fue, a veces aun estiro la mano como buscándote pero el vacío me recuerda que ya no estas, ya volví a dormir del lado derecho de la cama, te sorprendería saber que aún quedaban algunos de tus recuerdos en la almohada, los descubrí el día que decidí sacudir de mi vida los restos que quedaban de ti,  las noches ya no son tan largas, el alivio está llegando poco a poco.

Aunque nunca me leíste, hoy me dispuse a escribirte, para dejarte ir, que cada letra se me grabe en la piel cuando te escribo, así que lo que no pude decir ayer te lo grito con fuerza hoy:

¡No vuelvas! involuntariamente la casualidad te lleva cerca de mí y no lo necesito, hoy ya no, quédate alla, en donde no te vea, en donde parezca que nunca exististe, en el rincón más oscuro de mi pasado, en donde solo el sol te alumbre para marcarte el camino para salir de mi vida; mi amor, toma tus cosas, las pocas que quedan, y no vuelvas más, vete tranquilo, aquel día yo iba delante de ti, me fui antes de que me despidieras, que la luna nunca te abandone, hasta nunca, hasta siempre.

Luna

Estándar
Escribología

Caos

Entre caos
Ruidos
Prisas
Horas de insomnio
Y soledades compartidas
Llega el martes otra vez
Y sigo con la duda
¿Qué es lo que tienes estos días?
Son cobardes e inútiles
Son frios y somniferos
Los besos faltan
El sudor sobra
Las ganas quedan en el olvido
Y la vida sigue
Sin sentido
Sin luz
Más gris
Llena de ruido
Caos
Locuras

¿Será que las risas se silencian los martes?
¿Será qué el corazón le baja volumen a los sentimientos para que no duelan?

Aun así, las cosas duelen
Y el silencio grita
Y el caos sigue
Sigue para terminar
Éste tormentoso día

Estándar
Escribología

Devoción.

Regocijo del multiverso es tu ser, alma que desborda en torrentes genialidad, y divuja trasos de sonrisas en la tierra decorando el cantar de las aves con la zonoridad de dichas risas.

Extraordinarias aventuras gesta tu portentosa personalidad que es capaz de descomponer un cuento, para reescrivirlo y crear un maravilloso truco de magia, dentro de la fantasía ireal que compone el todo.

Magnánima persona repleta de inteligencia, misteriosa y genial, estupenda es tu presencia, a tal grado que desde tus átomos hasta tu todo tienes mi devoción.

PL💮

Estándar
Escribología

Maldita noche

No sé si has notado que hay noches que te calan
De esas en que pesa la vida
En las que el corazón grita cosas sin sentido

Esas noches en que sientes que el frío viene desde adentro
Que no alcanzan las palabras
Ni las malas promesas

Esas noches en que las lágrimas duelen, aunque no salgan de tus ojos
Duelen porque desgarran
Duelen porque no se lloran

Esas noches en que la soledad ya no llena
Y los abrazos parecen prisiones soñadas
En que grita el silencio
En las que queman las ganas

Sí, hoy es una noche de esas
Qué debió ser 13 y caer precisamente un martes
Una noche maldita
Una maldita noche

Estándar
Escribología

El círculo eterno.

¿Lo que hice no fue malo verdad?… susurraba mientras tragaba la saliva más amarga de toda su vida, se repetía mientras su mano se deslizaba y su dedo abandonaba el gatillo que segundos atrás había actibado la bala, con la que se mató…

Mientras pensaba esto su alma comenzó a abandonar su cuerpo, sentía como el mundo de lo material se quedaba atrás, se daba cuenta que el frío suelo donde moría era más calido de lo que aparentaba ser.

Así su último aliento lo dejaba solo, y sus músculos se relajaban, de todas maneras ese cuerpo ya no nos necesita, decían entre ellos.

Pero que importa susurraba con gran fervor, que importa gritaba, en ese instante en el que ya no comprendía si seguía vivo o no.

Aun sentía como la sangre le recorría, pero ya no sentía que la vida se le escapaba, porque la vida ya no estaba, se había marchado para siempre…

Entonces comenzó a escuchar ambulancias que corrían, y se asustó, no quería que lo salvaran… pero en aquel momento divisó una luz, y el sonido de la sirena se hizo más fuerte, comenzó a gritar y llorar con colera, quiso maldecir pero no podía hablar, quiso golpear a todos pero no lo logro.

Se detuvo un momento para observar, y se percató que era muy pequeño, se dio cuenta que todo era diferente, que ya no se reconocía, y entendió que ahora era de nuevo un bebe.

PL

Estándar
Escribología

Al lado mío…

Ven, ven y hazme un espacio al lado tuyo,

Ven acuéstate al lado mío,

Ven, ven y dame espacio al lado izquierdo de tu cama,

Ven, ven y recuéstate aquí y dame un besito.

Vamos te invito a camina al lado mío,

Vamos despídete de mí y no te quieras ir,

Vamos besémonos frente al muro o al mundo,

Vamos te invito a platicar, un ratico,

Y a practicar otro ratito más.

¿Ven, ven, me esperas o te espero?

Estándar
Escribología

Ayer soñé contigo

Soñé que me mirabas, que susurrabas mi nombre en la infinita oscuridad…
Te soñé a tí, y me soñé a mi, como dos constelaciones que brillaban al estar en completa armonía, soñé que eramos uno solo, con la música de nuestros corazones sincopados, el recuerdo de un cálido y tierno verano se hizo presente, por unos instantes creí que esto era algo más que un sueño…


Si.


Hasta darme cuenta que era una más de mis pesadillas…


Me mirabas, no, no era a mi a quien observabas, y mi nombre, era el de alguien más, pues la luna era testigo de mi corazón enjaulado, te soñé tan cercano, te soñé tan lejano, el brillo de tus ojos tristes desapareció pues el verano se convirtió en el frío invierno.


Ayer soñé contigo, y desearía no haberlo echo.


Te soñé… en la crueldad de la noche.

G. c

Estándar
Escribología

Caída gloriosa

de tu cielo falso soy un ángel caído

pero me ha gustado el reflejo de mi cara

enmarcada y quieta en tu pupila,

guardas la nostalgia de esa figura etérea

que fácil has destruido y alabado

sino al mismo tiempo, se han seguido.

Has besado mis pies y me has arrojado al infierno,

me has querido para flotar en la divinidad

y luego tomado de los tobillos purpúreos,

hasta querido que permanezca en la bola de cristal

de la que me has insistido debo salir,

y me has escupido y luego dado la mano

pero también me has querido lucir

te has sentido empoderado, grandioso y misericordioso

entonces he preferido caer de tu cielo falso

y no girar alrededor de ti

no hay amanecer para mí en tu cielo falso

ahora te guardo a la altura de mis hombros

pero en tu mundo has de pisotearme

mientras te hincas a adorarme

Estándar
Escribología

Fragmento 1

Sonará como una exageración pero todo ese tiempo en el que estuve incluso aburrido por no tener preocupaciones, tuve tiempo de meditar, pude pensar a profundidad en que era lo que realmente quería conseguir en mi vida, todos los caminos que me proponía llegaban a la misma conclución, queria hacer que la gente pudiera si no era totalmente, por un rato salir de todo lo frustrante, porque en cierto punto había pasado casí toda mi vida de esa manera, frustrado, agobiado, triste, inseguro y parte de mi, queria hacer mejor el mundo para que los demas no se sintieran así, o por lo menos no solos.
La escritura, la actuación, el canto, incluso pense en convertirme en un trabajador social, pero al final, lo que más quería, lo que me llenaba el alma era cantar, había sido la forma en la que inconscientemente me desahogaba, en cada momento triste que recordaba, siempre la musica era la que me ayudaba a sacar todo lo negativo de mi, en cierto modo la musica me salvaba, se fué volviendo en el placebo que aliviaba mi existencia y yo queria eso, retribuir a los demas lo que la musica había hecho conmigo, quería que el que me escuchara pudiera sacar sus frustraciones con mi musica

Estándar
Escribología

La danza de la balanza

escurridas entre mis manos

las estrellas ahora iluminan

el fondo de un plato metálico

al tiempo que tocan una sinfonía

como de monedas que impactan.

Así del otro lado de la balanza

pesas amenazan con hundir el plato

mancillan el pulido metal

en el que antes puras se reflejaban

nadie sabe como nunca sucede

que una estrella cae con gracia

con impulso benevolente

como pequeños amaneceres

y el contrapeso parece ser suficiente

parece destruir la conformidad de su base

y se sacude a los lados para mantenerse erguida

y la pesa viene, aunque de gracia desposeída

a mantener la balanza bien puesta

y le agradece a la pesa que entre opacos

entre desilusión y cálculos mordaces

mantiene a la balanza bien puesta

ante cada sacudida violenta de estrellas fugaces

Estándar