Escribología

5 de marzo

Nada como ver el amanecer en tu piel…

Esos primeros rayos del sol son tan afortunados por rozarte a todas sus anchas.

Te veo ahí recostada y te admiro cada segundo que pasa. Este momento se me hace eterno y glorioso al mismo tiempo.

El contraluz que se asoma por la ventana entorna tu delicada figura y me gusta lo que miro porque me gustás vos.

Esos pequeños destellos de brillo que se lucen en tus brazos me cautivan.

La vida me lo dijo y tu ser me lo confirmó…

Estaba vacío y me llené con tu existencia, ahora solo espero cuando el día caiga y la noche se funda en un inmenso mar oscuro de dónde emerge la luna llena entre tus piernas.

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s