Escribología

Inquebrantable

Tomar tu mano, respirar profundo, cerrar los ojos medir segundos escribe, graba, edita, repite.

he dejado transcribir emociones, fundidas en metal de ilusiones, que se hacen vida, se hacen rostro se hacen respiración, cortada al acercar a mi cuello.

Presente estas, inspiradora belleza, te haces fuerte, te haces noble, te haces nombre que tatúa, tintas inmortales, tan fuertes tan inquebrantables.

Deja latir, has un bypass diastólico, que colapse, la condición de este mundo cobarde, tomaré tu mano, será un plano secuencia, te transitaré a la emoción, de la vieja cabaña del lago, donde al finalizar el camino del héroe muy Campbell, pondré esa franela de cuadros en tus hombros y esa taza de peltre que por siempre ha hablado.

Estándar
Escribología

Seca tus lagrimas

No temas, limpia tus ojos, grita, presume que rasgan tu piel a caricias de ternura.

Ríe de este mundo, que te juzga, ponle esa mirada de cielo, dile cuan feliz eres.

Cuéntale el sabor de los labios al amar con pasión, apretando sabanas tan blancas tan cálidas, como las decisiones que construyes.

Seca tus ojos, usa esos paños de caja plástica, mira hacia el cielo, abre tus brazos y gira, ríe y haz que el mundo visualice que amo amarte, júpiter, mercurio, que con tu mirada y esos labios entre abiertos transitamos generando big bang´s de emociones, de grandes creaciones.

Seca tus ojos, saborea tus lagrimas, vive, presume que tomas la mano mas fuerte que nunca, mas presente que siempre, tan fuerte que suenan millones de Oceransky´s cantando al unisono, crispando pieles.

Grita, libre, gime tu pasión, escucha la mía, habla, dilo y rompe a pedazos encarnizados de orgullo lo que este mundo quiere e insiste silenciar.

Solo, seca tus ojos.

Estándar
Escribología

Solo contigo.

Escrito en opera prima, claroscuro 8.2, 1/125 de tu hálito mi sustento, de tu aire respiro, sabes mirada de vida, que puedo distinguir, por el sabor de mis labios entre respirar para vivir, el mortal cotidiano y el respirar para amar perpetuo del corazón.

Cuando el camino gastado y empedrado de la vida, de pronto en el umbral del ocaso del existir, apareces cual musa embarga la emoción y la ansiedad, para desatar la revolución esperada, mientras el mirar profundo, hace adentrar en esa playa.

Por eso he aprendido a respirar bajo agua, las mareas profundas que rompen almas, para saber visualizar tu encuentro y saberte rescatar.

Saber tomarte, saber acariciar tu sonrisa, al sacar bocanadas de aire, de vida, de bondad de entrelazar las manos y dibujar una estela interminable de necesidad de tocarte y salvarte.

Mira hacia el cielo, al sentir que al sostenerte, flota tu cuerpo, vibra tu alma pues el salvavidas se ha aferrado al morder tus labios en caricia invaluable, caricia que salva la vida.

Toma la mano de vida, decir amor mio, que no ha sido fácil nadar a tu encuentro, pero al tenerte en mis brazos, brota este inquebrantable sentimiento, que perpetúa el sentir del aliento.

Estándar
Escribología

Riesgo

En toda decisión de amar hay un componente de riesgo. Y el que no es capaz de arriesgarse un poco por aquello que ama, es porque no ama en absoluto.

Todas las grandes cosas son indecisas, se debe avanzar hacia ellas hasta por terrenos desconocidos.

En toda decisión seria de amar tiene que haber algo de aventura y apuesta, por eso se necesita de audacia y confianza.

Todo amor lleva algo de <salto en el vacío> te arrojas hacia aquello que amas y estas seguro de que ese salto no será una locura, porque uno nunca se equivoca cuando va hacia aquello que merece ser amado.

Estándar
Escribología

Una disculpa

porque le gritaba a la amena conversación del reloj

porque no aprendí a armar rompecabezas de mil piezas

porque mi sed era ambiciosa y yo era sedienta

porque en el espejo miraba un vacío siempre

porque quería transportarme en el tiempo

y dejarte solo en el pasado y yo en el futuro

porque quería manejar a mil kilómetros por hora

el hermoso carruaje de madera que es la vida

Estándar
Escribología

menester es el tiempo

Una pieza sobre otra apila

otra vez, coloco y coloca

rompe, corta, cose y deshila

y el reloj me está volviendo loca

¿Qué dice la reina en su trono?

¡que vaya más rápido mija!

que en la lentitud no hay decoro

que la aguja del reloj es lija

que le desgasta su cachete

¿Cómo qué se enferma por ir de prisa?

que llegó a oficial por cadete

a su rapidez normalidad bautiza

y ahora…logrando llegar a medio camino

nunca hubo paro, sólo paso lento

no hubo gloria si no hubo total culmino

y si no llego nunca al final del cuento

santos brincos que llegan al cielo

santa decepción que se ahoga en lágrimas

me tiro del balcón, me jalo el pelo

hay cero gloria en victorias mínimas

Estándar
Escribología

Raíces de árbol robusto en concreto

se han marchado las palomas

su excremento aún limpio

aquí he estado en esta celda

que he pulido y abrillantado

aún espanto una que otra mendiga paloma…

¡es mía! ¡si que lo es!

aquí están mis libros, mis letras

pedazos míos regados por doquier

¡es mía! ¡aquí pertenezco!

he quebrado sus huevecillos

he limpiado el polvo en los vidrios

y he despilfarrado más tiempo que vida

en un nido que mi olor guarda

anidando…anidando…

soy el alma de mi espacio

y suya me he vuelto

ni un centavo me ha robado…

pues con mi alma he pagado

Estándar
Escribología

Esa tarde

Si lo pienso un poco
Puedo decir que esa tarde
El cielo también estaba triste
Recuerdo que llovía
Y hacía frío

El viento soplaba como tantas veces
Y ese pequeño árbol
Apenas nos cobijaba
Pero ahí estabas tú
Con tu sonrisa
Aguantando ese clima, por mí

Por robarle unos minutos de magia
A la eternidad
Ahí estabas, como nadie había estado jamás
Y recuerdo que el cielo lloraba
Tal vez sabía que era el inicio
De ese final que destrozaría mi alma

Esa tarde que prometí saltar en cada charco
Esa tarde en que el cielo lloraba
Y tú sonreías
Y quise abrazarte y apenas pude rozarte
Y quise robarte más tiempo
Y nuestros minutos se acababan

Créeme, ahí supe que no podría olvidarte
Ahí supe porqué algunas canciones suenan tan tristes
Ahí descubrí cuál es el origen de todos los poemas
Supe que el amor no llega a primera vista
A menos que veas un poco más

Supe que tus ojos escarbaban en mi alma
Y quisiste saber de mí
De mi vida, de mis cosas
Y no sabías
Que en ese momento todo regresaba a ti
Y no sabías, ni supiste nunca
Que desde esa tarde mi corazón fue sólo para ti

Estándar
Escribología

nefeliba-té

mientras me bebía el té

en una taza de porcelana…

ese famoso…mascullo de madre

con dos cucharaditas de azúcar

que te deja un toque amargo en el paladar

¡Pero el té no se enfría!…¡pónle hielo!

¡sópla! ¡mueve de una taza a otra!

mientras nubarrones en el cielo

aletargados se amontonaban

el sol les abrazaba con su panza alumbrada

¡a la otra no le pongas tanto tiempo a calentar!

¡ponle un platillo debajo!

y entonces el sol lanza un ultimo aliento naranja

y que luego rojizo resplandece hasta que muere

¡dame tu plato, que se juntan más!

¡pero con cuidado con la vajilla preciosa!

finalmente tonos más fríos se apoderan del algodón flotante

y el protagonismo se vuelve gris

justo cuando empieza a perder relevancia…

¡creo que se va caer ahí!

¡es muy delicado, habrá que usarla muy poco!

¡envolverla en papel y no dejarlas a la mano!

un pequeño punto de resplandor empieza a lucirse

tan puntual, tan precioso…

mientras el cielo se limpia se aparecen más destellos

¡no ahí no lo pongas! ¡puedes pasar rozando!

Estándar
Escribología

A la mujer de mi juventud

Cualquier hombre de mi edad (42) se siente tan vivo y tan joven cuando a su vida llega una mujer como tú (25).

He decidido llamarte la mujer de mi juventud porque con vos he vuelto a sentirme ese jovencito sin experiencia que era hace 17 años.

Me llenaste de tanta vitalidad, me retaste a descubrir un lado que viví muy rápido y no tuve tiempo de deleitar.

A pesar que lo nuestro no tiene título ni sentimiento, me haces sentirme tan vivo y despierto.

Contigo aprendí a suspirar cada vez que imaginaba esa silueta de “mujer a medio hacer”. Cada momento que te pienso alucino con esa boca que me es ajena y con esa mirada que me hacía fantasear tantas veces.

Desde que te ví aquella vez en 2015 no pude dejar de pensar en el día que acariciara tu cuerpo, besara tu piel y me perdiera en tus vaivenes.

Solo tú sabes cómo llevarme al paraíso y al infierno en el mismo instante. El camino hacia el deleite y la perdición de mi propia voluntad solo está en tu entrepierna.

A la mujer de mi juventud…

Estándar