Escribología

Esa tarde

Si lo pienso un poco
Puedo decir que esa tarde
El cielo también estaba triste
Recuerdo que llovía
Y hacía frío

El viento soplaba como tantas veces
Y ese pequeño árbol
Apenas nos cobijaba
Pero ahí estabas tú
Con tu sonrisa
Aguantando ese clima, por mí

Por robarle unos minutos de magia
A la eternidad
Ahí estabas, como nadie había estado jamás
Y recuerdo que el cielo lloraba
Tal vez sabía que era el inicio
De ese final que destrozaría mi alma

Esa tarde que prometí saltar en cada charco
Esa tarde en que el cielo lloraba
Y tú sonreías
Y quise abrazarte y apenas pude rozarte
Y quise robarte más tiempo
Y nuestros minutos se acababan

Créeme, ahí supe que no podría olvidarte
Ahí supe porqué algunas canciones suenan tan tristes
Ahí descubrí cuál es el origen de todos los poemas
Supe que el amor no llega a primera vista
A menos que veas un poco más

Supe que tus ojos escarbaban en mi alma
Y quisiste saber de mí
De mi vida, de mis cosas
Y no sabías
Que en ese momento todo regresaba a ti
Y no sabías, ni supiste nunca
Que desde esa tarde mi corazón fue sólo para ti

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s