Escribología

Aprendí

Aprendí que en la vida, nada es a fuerza.

Aprendi que si quieres crecer en la vida, es mejor frenar que jalar.

Aprendí que las zucaritas suelen se más deliciosas, si se comparten a miradas con ella a tu lado.

Comprendí que los sombreros son buenos escondites para travesuras nocturnas.

Aprendí que existen vocablos patentados para amar y saber hablar con quien entiende.

Comprendí que existen colegas que diseñan juntos los trazos, símbolos y frases que marcan igualitario nuestros cuerpos.

Me di cuenta que las carretillas de súper mercado, suscitan carcajadas.

En el camino te das cuenta, sobre que calle deseas transitar, esa comida China que forma agridulces momentos de amor, esas respiraciones pausadas en lagirmas, al momento de llegar al culmen de la pasión.

Simplemente al final aprendí que los preámbulos siempre son el mejor testigo, de aquello que simplemente con paciencia y valentía, debes formar como buen alfarero.

Estándar

3 comentarios en “Aprendí

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s