Escribología

Viento.

Y al despertar el viento se balanceaba de un lado hacia otro de forma parsimoniosa sin preocuparse por su andar sin darse cuenta que en su paso despreocupado arrastraba mis pensamientos como si se tratase de envolturas que han sido abandonadas para que recorran las calles a su suerte para que se pierdan en la infinitud del olvido.

En momentos que mis anhelos se alejaban demaciado corría para traerlos pero el viento burlón los elevaba y lanzaba al espacio para que cayeran en ningún lugar y se alejaran del recuerdo que intentaba mantenerme con los pies sobre la tierra que se alejaba con cada suspiro que invocaba la llegada de una mejor época.

Pero las épocas tan distantes y distraídas se perdían en un horizonte que parecía pintado con pinceles inexistentes e incoherentes sostenidos por el mismo viento que petulante y zafio se desplazaba por cualquier lugar y provocaba estragos frenéticos que de forma inverosímil lograban enajenar mi mente.

Y acepto que percibía con recelo el recorrido inerte de mis pensamientos que cada instante se reducían y perdían en el multiverso que aparentaba ser real pero era un delirio ligero como un lirio inexistente y capaz de ofuscar mi alma que tenía casi todo menos calma.

Y en un segundo me percaté que mi espíritu permanecía yerto al tiempo que un sonido afable de campanas decoraba el paisaje que se desaparecía y convertía en algo incierto como el Tártaro en algo incierto como lo que presumimos cierto…

PL

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s