Escribología

Con letras desgastadas

De nuevo vuelvo con estas letras gastadas de tanto expresar y nunca llegar a su destinatario. Pero vuelvo. Lo hago porque es la única forma en la que aún confío, puedo decirte que te pienso.

No tengo ni la menor idea de qué es de tus días en medio de este encierro físico y mental. En el que nos enfrentamos a nosotros mismos, a nuestro silencio y esos gritos que por años callamos. No sé si estás cuidando tu salud y aprovechando el tiempo. Quizá estás cuidando de los demás o luchando cada hora por no desvanecerte.

Los meses se han hecho nada. Se escurren por los dedos. Se parecen a aquellos cuando recién te perdí. Cuando los minutos dejaron de existir y el tiempo se quedó suspendido en la nada. Así se sienten.

Por ratos pienso que sigo en marzo cuando la verdad es que estoy despidiendo a junio. Talvez cada que se trata de decir adiós te das el permiso de cruzar corriendo por las calmadas banquetas de mi interior. Te veo pasar. Escucho tu respirar y trato de entender qué es lo que dices con cada suspiro y me entran ganas de preguntarte:

¿Cómo pasan las tardes por tus ojos?

¿Qué colores llegan por las noches a tu mente?

¿Cuál es la melodía que resuena en su cuarto?

¿Quién es la persona a la que quisieras abrazar?

¿Te arde la soledad o la evitas con compañías virtuales?

Y sigo, sigo preguntándote al vacío sin esperanza pero con necesidad de platicarte. No lo hago con dolor, rencor o tristeza lo hago porque en el silencio llega tu voz y se sienta a contarme lo que fuimos, lo que vivimos, lo que tanto quise borrar.

La escucho atenta, porque ya no le temo a recordar.

Ya no duele. Ahora es esa caricia suave en el rostro que agradece ser aceptada. Me toca y me ve directo a los ojos y planta miles de preguntas para hacerte y aunque nunca las pronunciaré en voz alta las escribo con estas letras gastadas que no se cansan de volver, esperando ese instante en que el destinatario por fin las reciba.

“Hoy, igual que ayer, te echo de menos, pero ha pasado ya el huracán.
Tu mundo se me escurre entre los dedos pero nos quedan fuerzas para rodar”. – Colectivo Panamera- 
Estándar
Escribología

Dicen

Y todo lo roto que tuve dentro, hoy solo es una cicatriz, dicen que, en la vida, aunque las heridas cierren las cicatrices permanecen, me han besado cada una de mis cicatrices y he conseguido caminar con ellas, son huellas, no me he detenido… la soledad es una buena compañía en este camino que decidí seguir, y el sentido común y la lógica son excelentes consejeros para la dignidad de vez en cuando, mi mejor amigo el amor propio cada vez me dice que nada dura eternamente. Sabes hace mucho que oro por ti, pero sobre todo por mi…

Estándar
Escribología

Hablando de agujeros negros

Te encontré en otro universo,

en el que no se aplicaba la ley de la gravedad.

En el que nuestro amor iba más allá de la luz

y nuestras emociones no dependian de ninguna constante.

Te encontré más alla,

en otro universo, en el que tu amor y mi amor

quebraban las leyes de la ciencia,

la constante de Plack, y la dualidad del amor.

Te encontré más allá,

en un agujero negro, el horizonte de sucesos,

En donde tu amor y mi amor generaban nuevas estrellas,

nuevas galaxias.

Te encontré más allá

en la superpocisión del amor,

en donde las causalidades no existen, y nada escapa,

en donde lo único que queda es el recuerdo de nuestro amor.

Estándar
Escribología

Baskin

Solo siendo como un niño lograré entender, que he dejado de amarte como un adulto, así de aburrido y traicionero.

te amo como el primer amor de toda la vida, es extraño, pero aúnque el camino ya haya si do recorrido, simplemente así te amo.

Hoy te amo, como que te amaría 15 años atrás.

Estándar
Escribología

Factor limitante

he cantado a los cuerpos celestes

he rogado poder ser iluminada

con una promesa elevada

he de tener licencia de una esperanza

de una gota de fe que madrugue

y desesperada hacia el camino encauce

te he cantado a ti muso

me he visto lujuriosa del brillo de tus ojos

me he encomendado cumplir hazañas

he fallado, lo he logrado y luego fallado

mas entre destellos lejanos me desean suerte

y si fallo de nuevo soy carne y hueso

atragantado de caprichos que conciernen

nada más y nada menos que a tí muso

esos reflejos paternales

que guardan misericordia infinita

guardan con recelo mi promesa vacía

te anuncian vencedor, por que tu paciencia marchita

me hace deberme a tí más que a la nebulosa divina

Estándar
Escribología

¿Por qué tú?

¿Por qué de todas las personas que podían romperme el corazón, tenías que ser tú?

Si tú sabías del dolor
Que causaban las despedidas
Si sabías cuántas veces mi corazón
Había sufrido antes por un adiós
Si sabías que hay heridas que no sanan
Que sangran cada vez que quieren
Que duelen para siempre

¿Por qué tú?
De todas las personas
¿Por qué tenías que ser tú?
Si eras mi refugio seguro
La paz de mis tormentas
Mi consuelo

¿Por qué? Dime
Quiero entender
Quiero saber
¿Por qué entre todos,
tenías que ser tú?

Si tu despedida
Desgarra el alma
Si perder todo no importaba
Porque estabas tú

Si mil adioses no afectaron
Y vienes tú
Tan cobarde
A decir adiós
Si avisar siquiera
Y te llevas la calma
Y después, ya no queda nada

Y con el corazón roto
Y con el alma destrozada
No entiendo
No comprendo
Por qué entre todos,
Tenías que ser tú

Estándar
Escribología

La segunda canción

Puede parecer tan fácil,
olvidar lo sucedido,
pero el daño ya esta hecho,
el corazón aún sigue herido.

Puede parecer trillado,
no encontrar más el camino,
pero no hay luz que ilumine
y yo sigo a qui perdido.

No encuentro ya la respuesta en mi interior,
he perdido la alegría y la ilusión…

Debo encontrar una vez más mi corazón,
debo seguir sabiendo que no estas aquí,
debo vivir,
aunque al final, no vuelva más,
intentare yo continuar,
con esta soledad,
que se agranda cada vez más…

Estándar
Escribología

Entre estellas

Mirando al techo, pensando en las lecciones que la vida me ha dado, vi que tengo un sistema solar en el techo de mi cuarto, bueno algo parecido, y cuando apago  la luz brilla, una de las lecciones es que quien me quiera nunca va a sentir lástima por mí, háblese de amigos, amorcitos, familia o personas que le tengan su cariñito a uno, esa persona se va a conmover pero jamás van a sentir lástima por mí, eso demuestra su amor sincero, y pues lo otro que pensaba antes que la luna me cayera en la cara fue que; de la manera que me daré cuenta que una persona me ama, es porque mi dolor le va a doler, mi felicidad lo hará sentirse feliz, de tal manera de que mis sentimientos también los va a sentir y que si algún día deja de sentirlos, entonces decidiré retirarme de esa relación porque dejará de ser mutua. ¿Quién no ha visto al techo teniendo conversaciones consigo misma?

Estándar
Escribología

Casi nada

No esperaba casi nada
Pero juro que moría de ganas
De pedirte que te quedaras
De invitarte a ver el amanecer
De ver las estrellas en tu mirada
Y estar así
Cada día, cada noche

Pero en tu andar se notaba
Tu prisa,
Tus ansias
De ir a otros brazos
Que no eran los míos
De ver otros cielos
De buscar otros aires

Y yo, que no quería casi nada
Pedía en silencio que
Tomaras mi mano
Que no te alejaras
Que quisieras,
Que de verdad quisieras quedarte
Que escucharas lo que gritaba
Mi corazón,
Ese ingrato que aprendió a latir por ti

Y aún sin entender
cómo podías verme con tanto amor,
Sin sentir casi nada
Sin entender
Que podías irte sin arrepentimiento
Sin siquiera volver la vista atrás
Y a pesar de todo y
Aún sin entender casi nada
Estaba yo,
Esperando una mejor historia
Y un mejor final

Estándar
Escribología

Somos gris

Nosotros somos diferentes. A vos no te gusta pensar, ni en vos ni en mí; te gustan las reglas para luego romperlas y te enloquecen las pláticas casuales.

A mí me gusta el vodka y el chocolate con leche, soy amante de los pensamientos a media noche y las decisiones impulsivas, y me enloquecen las flores en invierno.

Soy predecible, indefectible y demandante. Me enamoro de los días soleados y los lluviosos, de los parques vacíos y las cafeterías llenas de gente, de los libros prestados y los robados.

Vos sos testarudo, vehemente y resignado. Sos voluntario a la soledad, a los detalles planeados y los que no, al amor escondido y al sueño entre sábanas.

Vos y yo somos tan diferentes, pero tan iguales. De aquellos a los que el destino los tiene en sitios opuestos, pero la causalidad los sienta en la misma banca.

Estándar