Escribología

Sentada bajo el árbol de sauce


conozco el miedo de no saberle límites

de conocer una nueva historia

en que alimaña hambrienta alimenta su locura

en que bajo la licencia del caos que perdura

no hay mejor delicia que la tortura

y vagabunda ultrajada la eterea forma

después de danzar con el diablo

le sigue el paso y de todas maneras pierde

es cuando pido más de ese orden,

más con la potencia del aleteo de una mosca

llevar tan alto y tan lejos la súplica es paradoja

y si no hay límite para el pinchazo constante de la vida

y si se toma el atajo más corto del lobo…

¿será que también existe el atajo más corto a la gloria?

¿será que el caos no guarda orden,

y de repente nos vomita de vez en cuando en el paraíso?

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s