Escribología

Confesión

Debo confesar que ese día me perdí en sus brazos,

Recuerdo que estabas ahí, en algún lugar

indeciso, esperando que todo se te aclarara

y yo esperando pacientemente,

que quisieras

que te decidieras por mí

Pero mi alma se cansaba

mi corazón sufría

porque quería creer en ti

en tus palabras,

creer que sí querías,

que solo tenías miedo

creer que después de todo

contigo sería distinto,

pero nada cambiaba y pasaban los días

y tus labios se alejaban

y tus palabras ya no hablaban de amor

y a pesar de estar dispuesta a todo

tú no me mirabas a mí

y me encontré con él,

él, que nunca prometió nada

que nunca habló de amor,

pero se entregaba

y con el sudor, se llevó las angustias

que tu estar y no estar me causaban

y me hizo sentirme libre de nuevo

libre de ti

libre, para amar otra vez

Estándar
Escribología

Vidas pasadas

Recuerdo la primera vez
Que en mi camino te encontré
Tu sonrisa radiante
Tu mirada seria
Cómo latía el corazón
Y cómo se estremeció el alma

Sentí que te conocía
Desde hace muchas vidas 
Que estaba destinada a encontrarte,
Quizás en mi vida pasada
Fuiste el amor de mi vida

Quizá dormí abrazada a tu cuerpo
Y vi tu sonrisa cada mañana al despertar
Quizá nos prometimos amor eterno
Quizá no queríamos soltarnos jamás

Dime amor
¿En cuántas vidas te he amado ya?
¿Cuántas nos faltan aún?
Si aún nos falta tanto amor
y se siente como si una vida 
no fuera suficiente 
para ver tu sonrisa
como si una vida no fuera suficiente 
amor, para amarte

Estándar
Escribología

Libre

No entiendo cómo has llegado libre

hasta este punto de tu vida,

si yo pudiera, te encerraría entre mis brazos

y pintaría tu sonrisa cada madrugada,

juntaría mis pies con los tuyos

bajo las sábanas

y te diría que dormir sobre tu pecho

me parece el paraíso

 

Es que tu mirada invita a soñar con cosas imposibles

si yo, que me negaba a creer en el amor

caí rendida a tus encantos

Y tú solo vas por ahí dejando tu marca

hablas, sonríes, acaricias, besas 

y dejas el alma sedienta

 

Llegaste libre 

y libre, me enamoré de ti 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estándar
Escribología

Fuiste luz

¿Qué hago si contigo, por primera vez, conocí lo que son los colores?

¿Cómo se supone que se enciendan mis días si tú no estás?

Antes de ti solo conocía la oscuridad, el negro profundo; por esa razón nunca me cansaba de decir que para mí, tu fuiste luz.

-Amarela-

Estándar
Escribología

El único secreto

Extrañar era su mayor secreto. No pasaba un día sin que le abriera la ventana a ese recuerdo y lo dejaba volar por donde quisiera. A veces se posicionaba en los ojos, en las piernas, en los labios, o en las uñas. Otras en el estómago, pero su lugar favorito era la garganta; en donde revivía esa sensación de tragarse lo que nunca dijo.

 Al terminar su recorrido siempre lo tomaba para esconderlo; no quería que nadie supiera; es de ella y solo de ella.

Hace unas tardes atrás me invitó a tomar el té. La actividad que disfruta cuando los rayos del sol bajan e invaden toda su sala del color salmón que tanto ama. Me sirvió en una taza de color azul mar; ella bebía en una de cerámica amarilla. Después del primer sorbo de aquella infusión de frutos rojos, me reveló el porqué de la invitación. 

Dijo que pronto se iría a tomar los colores del cielo que la llenaban de paz y felicidad, pero antes de hacerlo quería confesarme el único secreto que conservaba.

De pronto, todo se pausó. No supe qué hacer, solo callé. Me señalaría un lugar para que cuando ya no estuviera, allí buscara su secreto. 

Se acercó a mi oído y con mucha cautela me dijo, “lo guardo en el único sitio donde sé que él lo buscaría: en mis calcetas porque ese fue el último regalo que me dio”.

Su mirada pronto se perdió en el vacío de la habitación, pero se encontró en los recuerdos. Sostuve su mano con fuerza, besé su frente y prometí que guardaría ese secreto que tanto cuidó, por si un día su amado volvía.

-Amarela-

Estándar
Escribología

Desastre natural

Haces estragos, destrozas calles completas y haces temblar los suelos; llegas como un terremoto, revuelves todo y luego te vas.

Me tomas de las manos, la cintura y me plantas sentimientos; besas mis pensamientos, mis ideas y corazonadas, revuelves todo y luego te vas.

Permites los días soleados, con tardes frescas y noches acaloradas, pero luego dejas llegar la tormenta y te llevas todo. Revuelves todo y luego te vas.

Me das tu mejor mirada, la sonrisa más honesta y te abres de par en par para dejarme entrar, pero luego te cierras, dejándome abrumada. Revuelves todo y luego te vas.

Dejas caer una chispas y arrasas con los bosques. El calor consume la vida y todos a tu al rededor corren intentando salvarse. Revuelves todo y luego te vas.

Me enciendes, me das señales de vida y abrazas cálidamente; me ves directo a los ojos y dices que me quieres, pero al final revuelves todo y luego te vas.

Estándar
Escribología

Desamor

No viste que su mirada se apagó esa noche

y ella, sin avisar, volvió a su eterna compañera,

la soledad

porque ella

era la única que siempre había sido consuelo

y calma,

la única que siempre abrió sus brazos para amarla

la única que no juzgó su pasado

y la dejó vivir con sus ansias y sus prisas

Borraste su emoción con tus palabras,

no pretendías herir

y rompiste su alma,

y huíste, al notar, que se había entregado a ti

pensabas que las cosas que toman tiempo son las mejores

no entendías que el camino se hace andando

y no sentándose a la vera

no entendiste que para ella el amor era aquí,

ahora

que en la vida, no hay tiempo para después

y así apagaste la llama

que en su pecho ardía por ti

y así apagaste sus ganas

de soñar con vivir contigo

un amor sin fin

Estándar
Escribología

La cara de la muñeca en el espejo

Me inquietaba su rostro,
Su mirada perdida,
Su sonrisa perfecta.
Todo en ella era falso.

Y me susurraba tu nombre.
Si… Tu nombre
Tu exquisito nombre.

¿Acaso sabes de qué estoy hablando?

Si

De la misma sombra que te acompaña por las noches.

Pero ella es muy lista, solo quería jugar en el laberinto, en el laberinto sin salida.

Si la miras de cerca puedes darte una pista de quien se trata.

Es como tú
Es como yo

Puede ser igual de bella como un ángel
O ha de estar podrida por dentro y por fuera.

Pues claro, eso depende de quien la observe.
Ahora dime
¿Que viste en el espejo esta mañana?

G.c.

Estándar
Escribología

Sueño

Como cada noche, estabas ahí

paciente, sereno

y eras una mezcla de ternura y lujuria

pleno de autocontrol,

y ahí estaba yo,

en la eterna espera

deseando que me despertaras del letargo

que me despertaras de ese sueño fatal

ese sueño,

que me decía que no pertenecías a mi mundo,

de ese sueño

que me decía que no eras para mí

Estándar
Escribología

Dormido en los Laureles

He estado dormido en los laureles,
he perdido el rumbo de mis letra,
no encuentran el camino mis palabras,
no tienen sentido.

Ni siquiera lo intento,
no hay forma segura,
no hay medio de escape,
no tengo palabras.

¿Es acaso el fin?
del sueño.
de las historias,
de los sentimientos.

No quisiera, pero,
no tengo tiempo de pensar,
o por lo menos no se administrarlo.

Quiero dejarlo todo
menos las letras.

Estándar