Escribología

Carta de cuarentena #1

Hola.

Empezar a escribir siempre es difícil, pero como diría uno de mis maestros “la página en blanco la mata escribir algo”. Así que aquí me tienes calentando las manos para que te cuenten lo que ha pasado.

Es un viernes particular. No sabe a viernes, pero eso no le quita que lo sea. Amaneció más tarde de lo normal. Me di el permiso de quedarme más horas en la cama. Quizá sabía que llegarías a ocupar mis minutos y necesitaba fuerza.

Así empecé el día, pensándote. Tratando de recordar la última vez que leí algo de ti y para mi sorpresa no lo pude nombrar. Supe que tu hermana estaba luchando y a veces no puede más. Me pregunté, cómo estarías tú; qué será de ti en esta cuarentena. Me creí fuerte y quise leerte.

Primero confirmé que hace meses no estás en redes sociales; algo tan tú. Sin más preámbulo y sin pensarlo tanto empecé a leer tus últimas entradas. Las dudas saltaron. ¿será que este texto es para mí?, ¿habrás leído algo de mí?. En fin, las ignoré y seguí entrando en tus letras.

Terminé y creí que dentro no se había estrujado nada, pero solo era el efecto tardío, pues el corazón y el recuerdo quedaron destrozados y me suplicaron que te escribiera.

El enojo de seguir viendo los días pasar y que sigan sumando más kilómetros a la distancia, me invadía el cuerpo. Me ardía, porque cada 24 horas nos transformamos en dos extraños que pronto no se reconocerán ni en recuerdos.

Pasé un rato evadiendo el sentimiento de extrañarte, pero sabía que me iba a consumir si no lo sacaba. Y decidí escribir la primera carta de cuarentena. Sí la primera es para ti.

Es irónico lo sé, porque siempre vienes de visita a mi mente, pero nunca me dejas verte.

Bueno, déjame contar que en este tiempo dentro de casa he repasado aquellas sendas que caminamos juntos. Volví a ver las pocas fotos que me quedaron del pasado. Escribo mucho y vuelvo a leer lo que te he dicho con letras.

He de confesar que tu ausencia le ha robado el color a nuestras voces, le succionó las notas a aquellas canciones que era nuestras. He de decirte también que he soñado con volver a contarte cómo estoy.

Sabes, lo que más extraño es nuestra amistad. Hablar de cualquier cosa, sin pena y aprenderte algo o explicarte lo poco que sé y que realmente te interesara.

Quisiera saber del hospital, tu tesis, tu familia, tus amigos, tus planes, tu novia, tus miedos y lo que extrañas. Me gustaría contarte que ya no soy la misma de hace tres años. Ahora ya no soy esa amiga que fui contigo. Esa que te pareció rara, pero que estaba pendiente de ti. Esa ya no está.

Ya no regalo mi cariño y amistad a cualquiera, pues si algo me ha enseñado tu partida, es que debo cuidar mis emociones porque no sé cuando me abandonarán. También lo hago por cuidar el corazón de los demás porque me prometí, no volver a lastimar a alguien como lo hice contigo. Así que ahora solo soy así de cariñosa, preocupada y detallista con los que sabe cómo soy.

Creo que contigo se fue una gran parte de mi esencia y te digo, me encantaría tenerla de vuelta, pero no se puede, así que por favor cuídala y de vez en cuando abrazala, sé que también me extraña.

Tampoco sonrío igual, ni tanto como lo hacía antes, pero cuando lo hago lo disfruto. Tengo pocos amigos y creo que no con todos me puedo abrir y decir lo que pasa por dentro. No importa, he aprendido a estar sola y platicarle a mis miedos y a mi alegría.

Debo contarte que me encontré. Recuerdas que me  marche en mi búsqueda, pues valió la pena. Comprendí que no soy débil y que no necesito de nadie para seguir. Te agradezco por no esperarme y avanzar, por no estar cuando gateaba en busca de una mano para pararme. Gracias por no estar porque me quedé sin nadie más que yo misma y levanté la mirada, caminé y llegué. Llegué a lugares que nunca imaginé llegar.

Comprendí que sí te amé y dejé de lamentarme por lo que sentí. Acepté que cometí errores sin retorno y dejé de culparme, culparte. Me di otras oportunidades, quise olvidarte, pero estoy bien sabiendo que nunca te irás del todo, pues marcaste mi vida y fuiste en ella alguien demasiado importante.

Me vestí de profesional, sola. Me fui al otro lado del mundo, sola. Taiwán fue el lugar donde confirmé que soy fuerte y que peleo por lo que quiero; siempre y cuando no lastime a nadie.

Además volví a amar y entendí que este amor nunca será igual al que te di porque no se ama igual dos veces. Cada amor es distinto y real.

Sigo de pie; no quiero decirte que no hay noches que me tiro a llorar pero cuando sale el sol sigo, porque yo siempre sigo.

Amigo no quiero dejar de decirte que aunque sé que no habría aprendido todo esto sin tu ausencia, te juro que daría todo por tener más tiempo contigo. Si para ello tuviera que borrar esos momentos en los que me faltaba el aire al estar cerca de ti o sentir estrellas en cada terminación nerviosa cuando nos abrazábamos, te juro que lo entregaría. Lo haría con tal de que aún pudiera pasar a saludar sin miedo a tu rechazo.

Lo haría, lo haría cien veces, pero me aferro a que todo pasa cómo debe pasar. Así que agradezco, te agradezco por todo lo que me diste estando y sin estar. No digo que es solo por ti este avance, pues lo hice sola, pero sin duda tu presencia y ausencia me dieron fuerzas para continuar.

Ya me dolió la mano de escribir. Ojalá supiera algo de tu parte, de tu voz, de tus mensajes, de tus días. Espero que estés aprovechando esta pausa obligatoria para todos y te estés cuidando y si te faltan fuerzas vení, en este texto te dejo todas mis sonrisas y abrazos para que sigas intendándolo, porque tú también sabes seguir; siempre sigues.

Con todo el amor que guardo

Biffy.

(24 de abril 2020)

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s