Escribología

Crónica de un momento

Lo vi por la ventana aleteando rápidamente

sigilosa me aproximé y su aleteo era más sonoro

el milagroso néctar era ahora anzuelo

me aproximo, y yo admiro con gran decoro

hay musicalidad en el aire que empuja

y se adhieren a mis ojos sus colores cual diamantina

atrapar el momento escurridizo se hace deseo

en un parpadear es ahora una despedida

en el aire acaricio sus plumas desdibujadas

en un parpadeo más solo me he quedado con su dibujo.

Estándar
Escribología

Hoy que no estás… todo sigue igual

Hoy que no estás, soy más libre, pero antes de ti, ya lo era.

Hoy que no estás, respiro otros aires, pero antes de ti, ya lo hacía.

Hoy que no estás, siento un vacío en mi pecho, pero antes de ti, mi alma ya lo estaba.

Hoy que no estás, sigo viviendo, nada se detuvo, porque antes de nosotros, ya vivíamos.

Estándar
Escribología

Recurrente

Eres ese pensamiento que me acompaña

Caminas a mi lado
Me tomas de la mano
Susurras palabras hermosas

Sonríes tan lindo

Que aún sin verte, me alegras el alma
Tú, mi pensamiento recurrente

Que siempre me acompaña

Que dijiste que estarías siempre
Y no sabías, que aún sin estar presente

Cumplirías
Porque estás en mi corazón

Y tu recuerdo brilla en mi pecho
Y me llena de calma

Porque eres

Ese regalo que recibí cuando menos lo esperaba

Estándar
Escribología

De nuevo

… aquí estoy de nuevo
Con mi mente paralizada,
Con mi corazón doliente.
¿cómo es posible que pueda auto dañarme con mis pensamientos tan podridos?
¿cómo puede uno mismo echar raíz del pasado en el corazón?


… aquí estoy de nuevo
Recordando los días soleados y las noches de frío,
Cuando los pensamientos se alimentaban de inocencia y el corazón echaba raíz con la gratitud.

Estándar
Escribología

Despedida

Debo confesar que me costó un poco dejarte ir
Despertar sabiendo que ya no eras mío
Que llegara la noche y no poder escuchar tu voz antes de dormir
Me acostumbré a ti
A tu forma de querer
A la incertidumbre
A los pensamientos tristes que me invadían cuando pensaba en ti

Qué poco me quise por hacerte sentir completo
Te di todo y nada fue suficiente para ti
Siempre pedías más
Siempre creías que merecías más
Y yo siempre dispuesta a complacerte
No me di cuenta
De cuando perdí tanto el rumbo

Pero al fin puedo decirte adiós
Decirte que nada queda en mi para ti
Que ahora que llamas mi corazón ya no se desboca por ti
Dejé de esperar tu cariño a medias
Y dejé de desearte con locura (al fin)

No te guardo rencor
Debo agregar que fue lindo mientras me lo creí
Y me sentí dichosa queriéndote
Deseo que alguna vez puedas amar con el corazón en la mano
Que dejes los latidos en cada beso
Y que sonrías al verte en otras miradas
Te deseo dicha y montones de felicidad
Te digo adiós,
te quise, mucho
Hasta siempre

Estándar