Escribología

Implacable

Estaba segura de haberle oido moverse, arrastrarse en mi cuero cabelludo. Primero sólo sospeché que me había imaginado que algo estaba caminándome, aún así, pasaría mis dedos exhaustivamente, por cada rincón posible. Busqué y busqué hasta que !Al fín!, pude confiar más en mis sentidos y me convencí de que había escuchado que se arrastraba entre el algodón de mi almohada a lo Horacio Quiroga. No era hora aún, no vería sus patas aferrarse y a su cuerpo hinchado de sangre…

Pasé días buscando detrás de mi oreja, retirando cualquier basurita de mi cabeza deseando que finalmente, encontrara a la desdichada. Revisé las orejas de mi perrita constantemente, le pedí a Mariela que me revisara la cabeza. La desdichada estaba convencida de que jamás la encontraría, pero soy implacable y he logrado sentir su duro cuerpo, ver sus patitas moviéndose, tomarla en mis manos sin miedo, examinar su ahora cadáver, sin que sea muy evidente para nadie más, claro. La he dejado en un rincón de la mesa, la he observado con curiosidad, con repudio y con orgullo un par de minutos por al menos 3 días.

He repasado los acontecimientos y la he escuchado por fortuna porque ultimamente me he negado a dormir temprano, !vaya comodidad la que tenía! cerrar los ojos y pretender que sus pequeñas patitas asquerosas no se arrastraban cerca de mí. Desdichada desde que supe que la buscaba, estaba condenada a que la encontraría.

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s