Escribología

¡Interrogante!

Hay una hora del día a la que llamo la hora lúgubre,

ese momento en que la oscuridad y la claridad se encuentran,

ese instante en que los miedos se asoman por la ventana,

un día acaba de morir y uno nuevo nace,

¿En que falle? ¿Qué desastre hice? ¿Porque no puedo? ¿Algo fue en vano?

El dictador ego está presente a plenitud,

mi esencia esta acurrucada en una esquina del cuarto,

y mis ojos son testigos de la poca compasión para conmigo misma,

lo peor de mi sale sin miedo…

La serenidad intenta escabullirse por la perilla de la puerta…

no tengo idea de lo que dicen las agujas del reloj,

solo sé que mis ojos aun están llenos de lágrimas,

al parecer no he llorado lo suficiente.

Perdí la cuenta de los días que llevo sin hacerme caso,

supongo que se me olvido que me encontraba rota…

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s