Escribología

Grito

Tardo horas eligiendo qué vestir, me pongo frente al espejo y tomo un suéter, pero hace calor…

Mis hombros descubiertos me hacen escuchar a mi mamá llamando a mis amigas, porque no sabe donde estoy; la falda corta sobre mi cama me advierte que hay manos venenosas; el collar que llega hasta mis pechos me ve con inquietud y el espejo me hace pensar que debo tomarme una foto para que todos sepan cómo vestía.

Eso me pasa a mí, a mis 25 años. Tengo miedo, rabia y me siento impotente. Y entonces el silencio me hace llorar, llorar por las niñas que sin usar escotes, sin tener pechos grandes y sin que la sangre aún no manche su ropa interior, viven en el infierno.

Y el nombre de Hilary y de Sharon vienen a mi cabeza, y un hogar con nombre bíblico me hace gritar, y querer quebrar todo, para que no nos quemen el cuerpo ni el alma.

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s