Escribología

Marzo

Marzo sabe a mango, 

huele a San José del Golfo,

se siente a arena de la playa a la que siempre regresabas.

Marzo suena a los 15 años de Martina y a las decenas de libros en los que te perdías. 

También trae tus abrazos y aquellas caricaturas que por horas veíamos juntos.

Marzo recita los versos que escribías en tus papeles de abogado, con la única excusa de escaparte de la realidad por unos minutos. 

Este mes despierta en mí una amnesia involuntaria; borra el 11 del calendario y solo lo reconozco con los sentidos. Me detengo un momento, y saboreo, huelo, siento, escucho y te veo. Tu recuerdo vuelve en mis sentidos y te extraño. 

Te quería contar que ya soy esa profesional con buenas notas que siempre me instaste a ser, que cada que pruebo una hamburguesas te siento cerca, lo mismo me pasa cuando veo caer a las jacarandas. 

Confieso que, al las olas chocar contra mis piernas te agarro de la mano y no me quiero soltar, tal como cuando era una niña. 

Aquí se te echa mucho de menos, Memito, pero sé que desde la nube más hermosa estás comiendo docenas de mangos y disfrutando de tu cocido favorito con una limonada bien cargada.

Guárdame un poco, para cuando llegue.

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s