Escribología

Nuestro mirador

En el mirador, donde por primera vez compartimos ese silencio que nos unió y la ciudad se peinaba para impresionarnos, regresamos el segundo día de algún mes de este año extraño. 11 años después, pero regresamos.

Encendió un cigarro tal y como la primera noche que sin querer nombramos ese lugar nuestro. Me preguntó si me incomodaba; con la cabeza respondí que no y al instante nos perdimos entre el anaranjado que brillaba en medio de una sábana oscura y llena de estrellas que se desplegó en nuestro horizonte.

El reloj se acercaba a la medianoche y la ciudad de nuevo se alegró de vernos volver. En silencio fijamos los ojos en aquel espectáculo que la luna nos regaló por regresar a ese mirador que nos vio callar y amar, a ese sitio que hicimos nuestro.

Gracias mi querido amigo por hacerme volver.

-Amarela-

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s