Escribología

Solo conmigo

No olvido que fue empezando marzo cuando intercambiamos por última vez algunas palabras.

Busqué el porqué en cada espacio, entre cada letra y no lo encontré.

Más tarde entendí que hacía tiempo que habías elegido el silencio como esa nota de despedida nunca escrita, pero se te olvidó decirme qué era lo que habías puesto en ella.

Ahora, ya que los años han pasado, puedo confesar que aprendí a leerla como al braile, paseando mis dedos sobre las cicatrices que dejaste.

Supe que te fuiste porque no estabas dispuesto a esperar que me encontrara, y no es reclamo, solo lo veo como esa valentía de serte fiel, de tener claro qué era lo que no estabas dispuesto a hacer.

Pudo ser mucha carga estar a mi lado y no lo supe en su momento, y me atrevo a decir que realmente no me amabas y ninguno de los dos lo quería decirlo en alto, ninguno de los dos quería aceptarlo.

Ahora lo veo, lo siento, lo entiendo

Ahora te veo, te siento, te entiendo

Ahora me veo, me siento, me entiendo.

No te necesitaba aquí, aunque por tantos meses llore al no verte venir.

Solo me queda agradecerte por enseñarme sin estar,

por empujarme a buscarme,

por dejarme para que yo en verdad pudiera encontrarme, sin ti, sin nadie, solo conmigo.

-Amarela-

Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s