Escribología

¿Hay alguien en casa?

En casa no hay nadie.

Puedo correr a la tienda para comprar algo que satisfaga mi ansiedad que me genera la soledad.

En casa no hay nadie.

Puedo comer todo lo dulce que este a mi paso.

En casa no hay nadie.

Puedo refugiarme en la comida y luego sentir la culpa.

En casa no hay nadie, solo estoy yo;

entonces en casa está alguien…

Estándar
Escribología

Febrero

Antes de conocerte, febrero no era nada más que el segundo mes del año, el más indeciso, el más inseguro, el más comercialmente romántico.

Antes de ti, febrero no significaba nada y lo único especial era que tenía menos días y que todo el año era febrero en cuanto al clima.

Qué analogía tan absurda, pienso mientras te escribo estas letras, pero es que febrero se parece a ti. Absurdo, indeciso, mentiroso.

Brillas de viernes a sábado, pero eres tormenta de martes a jueves. El domingo no te conozco, pero tengo la impresión que eres como noviembre, con fuertes vientos y cielos despejados.

Pienso que ya no quiero escribirte, que ya no quiero escribir de ti, pero febrero se me atraviesa con canciones al fondo que me hacen desear no buscar(te) más.

Y no quiero dedicarte febrero, pero febrero se me atraviesa con lunas de locura.

Estándar
Escribología

Vernos

Creo que me rehusaba a recordar tus ojos, la manera en la que me mirabas. 

Descubriste los míos a través de un rayo de sol que se posaba sobre mí una tarde de agosto. Luego, el mismo rayo me permitió conocer un miel caoba que nunca había visto, ni he vuelto a ver.

Al principio, me mirabas sin que me percatara, pero cuando nuestras miradas se topaban temblaban, no aguantaban y fingían que no se veían.

No olvido cuando ambos decidimos vernos, realmente vernos, y aunque sabíamos que los ojos no dicen nada, el simple acto de sostenernos con la mirada, con tanta comodidad y conexión, nos dijo todo.

Ahora que regresé a tus ojos, sin tenerlos frente a mí, agradezco el que hayamos querido vernos porque pocos son aquellos que verdaderamente se atreven a verse tambalear y aún así sostener la mirada para saber si realmente se aman.

– Amarela –

Estándar
Escribología

Ladrillos

Alzamos ladrillo a ladrillo este muro que nos separa

Las palabras no dicen lo que queremos, no logran explicar los sentimientos

No construyen caminos, construyen muros

Se pierde la luz un momento, me pierdo en la oscuridad

Trato de tomar tu mano y solo logro alejarme más

Y miro tus ojos dejándome atrás, no volteas, me olvidas

Mis peores miedos se despiertan cuando te alejas, cuando no puedes decirme que me quieres

Ojalá encuentre el camino de vuelta a mis brazos, pienso

Ojalá que mañana recuerde que me ama

Ojalá no me olvide, ojalá no se vaya

Me revolotean esos pensamientos y me rompo

¿Por qué tengo tanto miedo?

Me doy cuenta de que no quiero vivir sin ti

Hace poco no te conocía, hoy me mata perderte

No permitas que te pierda, no permitas que me pierda

Quédate, quedémonos a terminar de construir ésta historia

Quedémonos

Qué no exista ningún final

Estándar