Escribología

Primavera

Esta Guatemala que parece más invierno que eterna primavera.

Entre el frío y la zozobra, en la plaza presentes.

Con el sol de medio día cayendo por la frente, con el corazón saliendo por los ojos.

Gritando las consignas que marcan un ahora. Con cada grito ahogado sintiendo la falta de saliva y la resequedad en la voz.

Y la esperanza que nos engaña y llena de valor para no tirar la toalla.

Con intenciones definidas, compartiendo el sentir en la piel, mano a mano, soñando con un día vernos FLORECER.

Estándar
Escribología

El destino

No fuimos destinados a la eternidad de la agonía que llamamos humanidad y quizá sea esa brevedad a la que somos condenados, la que atormenta nuestro espíritu.

Nos parece poco, ser breves.

Nuestra mente no puede concebir su insignificancia, y por lo tanto se empeña a no ser resignada al peor destino del hombre: EL OLVIDO.

Somos breves

Somos un pensamiento

Somos solo una temporada

Somos insignificantes

Si este es nuestro futuro, porque no ? aferrarnos al OLVIDO seguro , para hacer de la vida una BREVEDAD significante.

Al final, solo nosotros podremos medir la significancia que nuestra vida tuvo para nosotros mismos.

Al final, solo nosotros tenemos el genuino interés de ser recordados; pero admitámoslo es mejor encontrar el significado de la vida que competir en la carrera del olvido. Porque si algo es seguro, ser recordados no depende de nosotros, encontrar el significado de la brevedad de la vida SÍ.

Estándar
Escribología

Ella la vio a los ojos

En una tarde fría

Más vale tarde que en otra vida

Mantenía la cabeza erguida

E ideas de venganza entretenía

Más vale tarde que en otra vida

Acercó su cuerpo tibio

A la muerta en vida

Que sería en otra vida

Escapada, salvada y salida

Más salada la cuerpa devuelta del mar

Hinchada y aborrecida ahora henchida

Esterilizaba así sola su infectada herida

La muerta salada, la desquiciada ahora

Entretenía entre sus sagradas heridas

Bélicos arrebatos que llevaría del más allá

A los vivos, a los muy vivos y favorecidos

A más no poder en gula de vida

De repente ella la vio a los ojos

Buscaba un chillido de dolor

En sus adentros alimañas del hielo se liberaron

Más en sus afueras nunca se avistaron

Aquí no pasa nada

Agua salada, agua salada

La cuerpa está muerta

¿Que tomará su lugar?

Estándar