Escribología

Un día me fui

Un día me fui
sin decir adiós.
Caminé sin voltear.
Unas horas antes nos dijimos «te quiero».
Hubo hasta un abrazo,
que sin saberlo
tenía sabor a inolvidable.
Jamás platicamos de nuestro futuro juntos, porque ambos lo sabíamos,
no existía ese futuro.
Ingenuos jugamos.
Jugamos a eso llamado aventura y terminamos,
bueno;
tal vez la ingenua sigo siendo yo,
al querer creer,
que ambos terminamos enamorándonos.
Un día me fui sin despedirme,
sin lágrimas,
ni reproches.
Supiste que había desaparecido unas semanas después.
Aún recuerdo tu sonrisa esa noche,
ingenuo creíste mi: «te veo mañana a las 10»
recuerdo tus brazos rodeando mi cintura.
Nos vimos fijamente y nos fundimos en un intenso y tierno beso.
Tu aroma me cubrió por completo.
Incluso ha habido tardes que me visitas y me estremezco.
Jamás concebiste mi partida,
porque de haberlo imaginado me hubieses
llenado de reproches,
recriminando mi egoísmo y aceptarías a regañadientes,
no sin antes marcar mi vida con tu orgullo de macho herido.
Pero un día solo caminé sin voltear,
tuve el valor de no ponerle fin,
no quise culminar ese «tu y yo»,
decidí que sería una despedida con sabor a: «sigo amando esto tan nuestro».
No te di oportunidad de despedirte y realmente romper nuestros lazos,
fue una despedida con aroma de «hasta pronto».
Un día me fui
sin decir adiós.
Un día solo decidí
y no te quise decir adiós.

#ShadowMisLetras

Estándar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s