Escribología

Hablar sobre los sueños

Me gusta hablar sobre los sueños
sentir que estoy volando,
que puedo abrir los brazos
y extenderme a través de ellos.

Me gusta pensar que tengo chispas
en la punta de los dedos,
que puedo hacer posible lo imposible
y real, lo imaginario.

Sentir que estoy volando
mientras estoy andando,
que camino con las alas abiertas
y que mis huellas hacen una diferencia.

Me gusta hablar de mis sueños
y que tú me hables sobre los tuyos,
que tus ojos se iluminen como estrellas
mientras tus manos dibujan el futuro.

Escucharte hablar sobre tus sueños
mientras estás soñando
y estás volando
y estás andando;
hablar sobre tus sueños
y sobre las cosas que te importan
sobre el camino que has elegido
y las razones por las que caminas.

Hablar sobre los sueños es como hablar sobre la vida,
porque estar soñando es como estar viviendo.

anamildred

Estándar
Escribología

Todo lo que fue

No es la búsqueda de la humanidad honor y gloria.


No es el camino, el conocimiento y la verdad.


No es el compañerismo el aliado en el recorrido.


Si no es así, qué sentido tiene la vida misma.


Acaso la búsqueda se convirtió en la vanagloria de aquellos que por momentos de ocio venden aquello que como conocen como patria y el camino en la soberbia que acapara la razón.


Que triste es saber que en este recorrido se ha perdido el alma.


Tal parece que hoy todo ha dejado de tener sentido.

Estándar
Escribología

Reencuentro



Recuerdo que un día decidiste irte lejos
Dime ¿Hasta dónde llegaste?
Querías algo más
Buscabas algo mejor
Y te fuiste con el alba

Recorriste caminos
Recuerdo tu adiós
Han pasado tantos años ya
Y mis ojos no te han visto
Y no he vuelto a estar entre tus brazos

Nos separa la distancia
Nos une el amor
Estás ahí, en algún lugar
La vida nos debe un reencuentro
Para decirte cuánto te he echado de menos

Sueño con ese día
En que mis pasos me lleven hacía ti
Y que todas las palabras se pierdan en un abrazo
Te echo de menos
Ha pasado tanto tiempo

Estándar
Escribología

USTED ME URGE

Usted me urge.
Su piel.
El color de su picardía.
Su aliento.
La melodía del timbre de su voz.
Su deseo.
La dulzura de su lujuria.
Usted.
Su mirada.
Ver cómo desnuda mi alma.
Su anhelo.
La quimera que ronda su aura.
Su caminar.
Cada paso que reduce nuestra lejanía.
Me urge.
Usted.
El dulce beso que acalla mis angustias.
La brisa fresca de sus palabras.
El diluvio que dibuja en mis entrañas.
La locura con que se ata a mi vida.
Usted.
Me urge.
La tinta indeleble de sus caricias tatuadas en el borde de mi delirio.
El bosque de mágicos frutos que brotan de la simbiosis de nuestros sueños.
El ocaso de sus ojos.
El verano en su corazón.
Me urge.
Usted.
En cada rincón de mis ansias.
En cada fragmento de la constelación de mi último sueño.
En el susurro de la noche y la soledad de la luna.
En mi hoy.
Usted me urge.

#ShadowMisLetras

Estándar
Escribología

Para aquellos que te salvan

Hubo un momento en el que mi vida se partió a la mitad,
sentí como todo se quebraba sobre mi espalda
a causa del peso de las cosas que no pude sostener.

¿Has estado tan roto que solo rompes?
¿o tan vacío que solo te hundes?

Rompí a todos mientras me rompía a mí.

Creí que yo no era alguien
sencillo de amar,
así que dejé de quererme
mientras alejaba a todos los que me querían.

Yo no pude salvarme,
así que me salvaste tú.

Había sangrado lo suficiente
y no tenía la fuerza
para levantar la mano
y pedir ayuda,
había permanecido callada tanto tiempo
que no podía abrir la boca
para escuchar mi voz
pidiendo auxilio.

Ni siquiera me viste a los ojos y ya sabías donde dolía.

Fuiste una luz que continúo encendida,
una mano que estuvo dispuesta
y una amiga que no hizo preguntas.

Limpiaste las heridas que yo me negué a reconocer como mías,
me pusiste de pie
y sostuviste cada parte rota con la que yo no podía;
esperaste por mí y esperaste paciente,
detuviste tu vida para ayudarme a reparar la mía
cuando me dí por vencida.

Me hiciste sentir que valía,
me salvaste la vida.

anamildred.

Estándar
Escribología

La estación

La estación

Se encontraba allí sentado, sin nadie a su lado. La estación estaba vacía, era el único que viajaría ese día. Había llegado mucho antes de su hora de salida. Al parecer la ansiedad del viaje y el apresuro de dejar aquel lugar le jugaron mal. Y es que la soledad sumada con la espera son una muy mala combinación. La duda se insinuaba, sutilmente, buscando convencerle de renunciar al plan de viajar y seguir en aquella ciudad.

“Nunca vuelvas” era el nombre del destino que se lograba ver en el boleto, que no tenía retorno. Este era un viaje con un solo destino. Lugar al que todos llegamos, pero nunca convergemos. Ante aquella duda que le invadía, veía sus maletas, una al lado de cada pierna. Con algunos stickers como souvenirs, recuerditos que la vida misma le había regalado. Algunos que sin querer estaban allí, pero que con el tiempo adecuado (de la espera) a uno le basta para darse cuenta de que lleva cachivaches de más.

Dada la espera, era un buen momento para deshacerse de algunos elementos que solo pesaban, que ya no eran importantes, que solo fueron lo que ahora fácilmente llamaba “un instante”. Mientras apreciaba cada objeto, le bastó para recordar una última vez y ceder al olvido. El exceso de equipaje cada vez era menor. Y es que a veces llevamos tanto encima que nos acostumbramos a llevar cargas que ya no son necesarias para uno ni para quien quiera que nos encontremos en el destino.

Porque no hay forma de hacer que alguien sienta la misma emoción y éxtasis de aquellas cosas vistas y vividas, eso es un regalo solo de la experiencia misma. Contar las faenas y los desaciertos solo son pláticas del pasado que aburren incluso al narrador, como un monólogo repetido frente al espejo todos los días. Ya era hora de dejar las cosas atrás.

Así terminó, con los bolsillos de fuera, dejando las pulseras sobre la banca y las maletas junto a ellas. Con menos peso, menos ansiedad, listo para subir el primer escalón del tren, sin nadie que le diga “adiós”, sin nadie que lo espere en la siguiente estación, pero seguro de sí mismo, que esta vez no regresaba. Fue libre.

Estándar
Escribología

¿Es poesía?

¿Puedo llamarle poesía a lo que llevo dentro?
Mi corazón en un silencioso palpitar
teclea un sentimiento,
una emoción,
un anhelo,
una desilusión.
Mis oídos ven esa melódica ausencia de color
y traza una sinfonía de quiméricas y fugaces constelaciones.
Mis ojos descubren en cada sombra una luz,
en cada destello una chispa,
en cada color una emoción.
Mis dedos escuchan el roce áspero de la desigualdad,
la dulzura de la bondad,
el roce cálido de la solidaridad,
el ardiente ponzoñoso de la traición.
¿Es poesía esto?
Mi interior vive un un constante ajetreo
de piezas de ajedrez que intentan ganar la partida,
formando osadas jugadas,
insistiendo en conquistar el lado oscuro
que baña mi alma
tupiendo con luz cada pradera y páramo.
Mis letras nacen y fluyen,
algunas agónicas persisten en alguna frase inconclusa y su deceso es inminente.
Mi florecer es vegetación muerta
y la lumbrera utópica permanente retoñando.
¿Acaso puedo llamarle poesía?
Mi compañera, soledad,
me abraza en días de eufórica amargura
y sostiene el cadáver de mi último poema ahogado en llanto.
La brisa de ese llanto cubre mi insulso amanecer
y el alba resplandece ante el celaje del nuevo día.
Quisiera creer que soy poeta.
Que la locura que atesora mi alma tiene razón de ser.
Que el pájaro azul que revolotea en mí cabeza y activa mis emociones,
me proveerá de paz y mi alma al fin descansará.
¿Puedo autonombrarme poeta?

ShadowMisLetras

Estándar
Escribología

Hasta el último minuto

Me devolviste todos los sueños que no sabía que tenía
eras la calma hecha persona
sabías como hacerme sonreír en medio de las lágrimas
sabías como calmar mis nervios
sabías como saciar mis ganas
me creaste un mundo lleno de ilusión
entre tanto alboroto fuiste luz
entre tanto caos fuiste paz
llegaste como un huracán
pero lo arreglaste todo
de repente las ruinas brillaban
la música me hacía bailar

Y tu sonrisa me acompañaba
y me hacía feliz a cada paso que daba
mi corazón estaba feliz,
era más feliz ésta vez
por eso decidí que voy a cuidarte
voy a tomar tu mano y no la soltaré
voy a amarte, a cada momento
siempre, mucho,
hasta el último minuto.

Estándar
Escribólogxs

Esperando por ti

Y aquí me encuentro,

esperando por ti.

Saboreando cada beso que me darás.

Añorando mis tardes bebiendo café y despidiendo cada ocaso.

Sumergida en una orgía de emociones.

Nadando entre «ojalás».

Chapoteando entre sueños.

Buscando tu silueta entre los seres que se cruzan en mi día a día.

Desterrando el concepto erróneo de amor.

Paso a paso queriendo aprender el amor bonito.

Que no se interrumpan mis ganas de encontrarte por malas referencias amorosas.

Deseo limpiar el lúgubre miedo que me embarga al pensar en lograr enamorarme.

Añoro amar, pero ahora de un modo sano y recíproco.

Ojalá y pueda encontrarte en esta vida.

Espero por ti.

Aquí.

Ahora.

Saboreo mis mañanas de domingo, despertando con el aroma de tu esencia,

con el ritmo de tu corazón,

con la calidez de tu aliento.

Añoro mis almuerzos familiares.

La vida por vivir.

La existencia con el plus de tu presencia complementando mi existir.

Y aquí me encuentro.

Esperando por ti.

Sueño con mis noches,

donde pueda ver a la luna a los ojos,

presumir mi dicha y dormir bajo el cielo estrellado de amor y pasión.

Busco tu silueta,

aquella que me visita en sueños,

busco tu silueta

y aquí me encuentro.

Esperando por ti.

#ShadowMisLetras

Estándar
Escribología

No me recuerdo

No recuerdo la última vez
que no tuve miedo.

No me recuerdo.

No recuerdo la última vez
que caminé
despreocupada
o sin prisas.

Tampoco recuerdo
la última vez
que hice algo para mí.

He brindado mucho
y he bridado por todos,
ojalá pudiese recordar
si alguna vez brindé por mí.

Ni siquiera sé si me extraño
porque la verdad
no me recuerdo

anamildred

Estándar