Escribología

Precipitación

Solía esperar a la noche y a la temporada, juntas invocaban a la memoria, propiciando mi encuentro con la nostalgia. Esperando verte hasta entonces, y aliviar mi desespero.

Algunas veces te apareces tomada de la mano con la mañana, dejándote ver por aquellos que abren sus ojos más temprano de lo normal. En su corre corre pasas desapercibida y yo extrañándote.

También he aprendido que te gusta aparecer con sorpresa, cómplices para llegar de forma inesperada, a lo que algunos responden con alegría y otros con molestia.

En algunos despiertas gratitud cuando apareces. Otros desean solo verte pasar. Yo, por el contrario, te he visto de lejos y también he corrido de ti y hacia ti. He aprendido a bailar tu ritmo. 

El otro día te apareciste como cortina, con tu aroma inconfundible, pintando memorias de juegos, recuerdos de besos y colores de arcoíris cada que te vas.

Con tu recorrer contoneado en las ventanas, cual lágrima en la mejilla. Robándote notas de canciones y suspiros de corazones. 

A veces te escucho venir, y pareciera que me es más fácil sentirte con los ojos cerrados, en dirección al cielo, de allí, donde nacen tus motivos.

Te llevas entonces, contigo, las gotas de mis ojos, suspiros de mi pecho, recuerdos de mi alma y nostalgia de mi corazón. 

Vuelve pronto… lluvia.

Estándar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s