Escribología

Noches de lucidez

Como un tris tras
Y sin pensarlo más
Se me escapa la luz.

El aire se hace más denso
Y he dejado una vez más
Mi cuerpo y mi alma
A tu Merced.

Llueve desde mis adentros
Y en un remolino de recuerdos
Te veo marchar de nuevo.

Y aunque yo te quiera lejos…

Estás aquí,
En los nudos de mi garganta
Desgarrando mis anhelos.

Que cada vez que me visitas
Me consumes de a pedazos
Hasta que queda mi cuerpo
Moribundo sin ganas de seguir.

Pasan las horas, y
En la madrugada
Llega la paz.

Hasta que toca enfrentarme
A los miedos,
Verme al espejo y disimular.

Pero no todo es oscuridad…

Porque…

En mis noches de lucidez
Sin mayor esfuerzo
Te hago escapar.

Hasta la próxima…

Mi monstruo,

Mi Ansiedad.

Estándar
Escribología

Qué fácil

Sencillo me ha sido decir una mentira
soltar la carcajada y fingir una sonrisa.

Qué fácil es dibujarme un rostro en la mañana
hacer como si no pasara nada.

Mentirme ya se ha hecho una costumbre
y aún así, me veo al espejo diciéndome que no.
Que es imaginación mía y que a mí solo me digo
la verdad.

Y, aún sabiendo que le miento al sol, a la luna
que me puedo mentir a la cara y continuar.
Me lo has hecho complicado

Porque cada vez que intento improvisar,
me quedo sin ideas.

Pero poco a poco me he adaptado,
ya me sé tus jugadas
y puedo hacer de las mías.

que me salgan de lo más natural,
siempre inofensiva

o por lo menos que así parezca.

día a día vuelvo a ensayar,
para que no se me complique la vida
saber qué he dicho y a quién,
creerlas yo también para que no haya problema.

Qué fácil.
Es como crear una rutina,
y aunque al inicio fue algo complicado
me ayudaste a no sentir cargo de conciencia.

porque al final, me demostraste
que decirte la verdad
no valía la pena.

Estándar
Escribología

Quisiera

Me gustaría poder expresar mis sentimientos en los versos. Así como los grandes poetas, tocar los corazones de los lectores.
y pienso: que injusto que yo, yo que siento tanto, que tengo tanto por decir. Yo que siento tanto y tan fuerte, no puedo.

No sé como hacer para expresar como se llena mi alma con lo que vivo.
Como las lágrimas que lloro recorren mi cara y provocan que cada poro de mi piel se excite y cambie. Como cuando extraño a alguien recorre por mi espalda el frío y el calor, haciéndome mover todo el cuerpo con un temblor.

Como quisiera escribir sobre lo perfecto que es un beso, cómo al cerrar mis ojos, en mi mente pasa una película, incluyendo la música de fondo que quedaría perfecta. Mientras la ansiedad del momento acelera mi corazón y la respiración se me hace más fuerte que no logro controlarla.

Ojalá pudiera, y con bonita caligrafía, explicar los abrazos y la forma en que necesitarlos me hace tan débil. Cómo se hacen los nudos en mi garganta mientras corro hacia los primeros brazos abiertos que encuentro. La forma en que me calma escuchar con mis oídos los latidos de otra persona, haciéndome sentir en casa, en el mejor lugar que puedo estar. La paz que me hace sentir el calor de otra persona a mi lado, sentirme cubierta, protegida y un poquito feliz.

Me duele no poder expresarme tan bien como quisiera, y publicar con las palabras más bonitas lo que es sentir los rayos de sol en mi piel por la mañana, cómo me llenan de energía y me hacen sonreír.

Tal vez necesito sentir más o empezar a sentir menos, a dejar de hablar de mí y empatizar con los demás.

A vivir diferente.

Para que al leerme puedan sentir lo mismo que yo, a dejar de ser egoísta y pensar en alguien cuando escribo.

A aprender a escribir de alguien que no sea yo.

Estándar
Escribología

No prometas más amor

No me prometas más amor.
Amor, no más promesas

No me digas que me extrañas,
si te escapas entre mis suspiros
y engañas mis abrazos.

No me prometas más amor,
si cuando el reloj toca las seis
sigues sin llamar, ni avisar
que estás bien, que estás en casa.

No me digas que vienes
cuando vas.
No te enrolles con excusas
que no funcionarán.

Siempre entiendo…
Compromisos, olvidos,
trabajo y cansancio.

Siempre entiendo y sonrío,
sin conformidad,
pero entiendo.

No me prometas más amor…

Porque cada vez que lo mencionas
dejo de creer.
Dejo de crear expectativas
que no cumplirás.

No prometas más amor.

Porque todas tus promesas
me llenan de dolor,
crean un vacío en mi interior.

Cómo un remolino en el estómago
que genera presión
y me provoca
querer vomitar.

Estándar
Escribología

Abrazar el aire

Un acercamiento físico tan sencillo se puede convertir en algo tan sublime cuando implica diferentes emociones y reacciones en mí. Estrujarme un poco el corazón para poder sobrellevar mis ansiedades.

En momentos así, suelo imaginarte apareciendo frente a mí con los brazos extendidos.
Pero acercarme siempre es un desafío, mis suspiros son más fuertes y puedo sentir lágrimas llegando hasta mi cuello. Se han comido mis mejillas y sin poder decir que no, estoy llorando igual que siempre.

Me siento con dudas y en mi interior hay sentimientos encontrados, quiero estar aquí, pero quiero ser más fuerte.
Quiero no ser yo la que llora entre tus brazos.
Pero sentirme tan pequeña como hoy, como ayer y como siempre
me duele, tanto que me asfixia el estar a la deriva sin poder avanzar.

Aunque con el tiempo he aprendido
que para alguien como yo
llorar nunca es suficiente
y este acercamiento se vuelve un alimento.

El problema es que casi nunca estás
y al no poder quedarme entre tus brazos
me toca abrazar el aire.

Porque abrazar puede ser tantas cosas…
una conexión, sentirme protegida,
el cariño y el lazo que nos une más de una vez.

los abrazos son el perfecto ejemplo de mi vulnerabilidad
la excusa para un acercamiento,
sentir el calor y desbordar mis emociones.

Que para alguien tan sensible como yo
abrazar el aire es tan necesario como respirar.
sentirme cerca y saberme querer.

Porque cuando estas
y cuando no
necesito reconfortar mi alma
y si no tengo mi carga de abrazos

tendré siempre de consuelo
abrazar el aire
y quererme a mis anchas.
Abrazar el aire
y repetir.

Estándar
Escribología

Corazón de confeti

Papelitos de colores que rodean mis sentidos,
se mueven al ritmo de mis latidos
con cada risa y cada lágrima
cambian de color.

Tantos papelitos, diminutos y significantes,
soy el cascarón que los lleva siempre andantes;
con el pasar de los días tomo más colores, otros diseños.
unos cuantos respiros y motivación.

Las historias que se han pintado en mis mejillas
se las come cada carnaval
cuando estrello contra algo
que me derrumba y vuelvo a empezar.

Un corazón lleno de confeti
hecho pedacitos,
como un rompecabezas
armado por partes, historias y tempestad.

Corazón de confeti el mío
con tantas emociones desbordadas,
por el reloj devoradas,
con tantos colores que no tiene identidad.

Estándar