Escribología

V… así, a secas

Él era mi Diablo Guardián, no por ocultismo sino por mañoso y astuto como yo.

Me enchispaba esa manera suya y peculiar de inducirme al pecado, de llevarme al paraíso ida y vuelta con sus palabras.

Él, me hacía sentir protegida y tan querida que no podía pedirle más a la vida.

Más que desearnos, nos queríamos y eso era como amarnos en silencio desde la esquina de cada quien, siempre ajenos.

Aún soñando e imaginando una vida juntos, esa que jamás sucedería, pero que era una ilusión que nos hacía sentir vivos a los dos, de esos amores inmaduros de colegio.

Pero a diferencia de esas fugaces ilusiones, lo de nosotros tenía bien puestos los pies sobre la tierra y sabíamos dónde estábamos, en qué y a qué nos arriesgábamos.

Pero no, no nos importaba asumir los riesgos con tal de seguir en esa complicidad, solo queríamos vivir el momento: “Nuestro momento”.

V

Estándar
Escribología

A la mujer de mi juventud

Cualquier hombre de mi edad (42) se siente tan vivo y tan joven cuando a su vida llega una mujer como tú (25).

He decidido llamarte la mujer de mi juventud porque con vos he vuelto a sentirme ese jovencito sin experiencia que era hace 17 años.

Me llenaste de tanta vitalidad, me retaste a descubrir un lado que viví muy rápido y no tuve tiempo de deleitar.

A pesar que lo nuestro no tiene título ni sentimiento, me haces sentirme tan vivo y despierto.

Contigo aprendí a suspirar cada vez que imaginaba esa silueta de “mujer a medio hacer”. Cada momento que te pienso alucino con esa boca que me es ajena y con esa mirada que me hacía fantasear tantas veces.

Desde que te ví aquella vez en 2015 no pude dejar de pensar en el día que acariciara tu cuerpo, besara tu piel y me perdiera en tus vaivenes.

Solo tú sabes cómo llevarme al paraíso y al infierno en el mismo instante. El camino hacia el deleite y la perdición de mi propia voluntad solo está en tu entrepierna.

A la mujer de mi juventud…

Estándar
Escribología

8.04.C&J

Te marchaste y te dije adiós, no te detuve, no quise hacerlo. No por falta de amor sino porque mereces algo mejor.

Una vez más la vida me confirmó que no soy capaz de querer y quererte. ¿Tan difícil es sentir amor y del verdadero?

Creo que me parecía algo irreal lo que vivía, de algún modo el cielo contestó mis plegarias pero luego todo me parecía tan perfecto que algo en mi buscaba tus defectos.

No quería admitir que te quería y que todo lo que había pedido llegó sin condiciones, pero solo busqué motivos que te alejaran y hoy ya no estás, te dejé ir y contigo mi corazón.

Estándar
Escribología

No me deja libre

Hoy me doy cuenta lo difícil que es evitar recordar. Lo irónico es que en lo personal, mis mejores recuerdos son aquellos que apenas logro volver a ver y los peores me atormentan en los peores momentos.

No he podido dormir tan solo de recordar aquel 15 de diciembre de 2017, viene a mi como una punzada a la memoria y me mortifica. Me siento impotente al no poder cerrar mis ojos sin que esa imagen se repita una y otra vez.

Y quizá haya algo que me siga atando por mucho que haya intentado romper esa cadena que arrastro desde casi 3 años.

¿Qué hago para que ese episodio se vaya de mi? Lo suelto pero nada más no se aleja, le pido que se vaya pero se rehúsa a dejarme libre.

Estándar
Escribología

5 de marzo

Nada como ver el amanecer en tu piel…

Esos primeros rayos del sol son tan afortunados por rozarte a todas sus anchas.

Te veo ahí recostada y te admiro cada segundo que pasa. Este momento se me hace eterno y glorioso al mismo tiempo.

El contraluz que se asoma por la ventana entorna tu delicada figura y me gusta lo que miro porque me gustás vos.

Esos pequeños destellos de brillo que se lucen en tus brazos me cautivan.

La vida me lo dijo y tu ser me lo confirmó…

Estaba vacío y me llené con tu existencia, ahora solo espero cuando el día caiga y la noche se funda en un inmenso mar oscuro de dónde emerge la luna llena entre tus piernas.

Estándar
Escribología

3:36

Estoy perdid@ en nuestro arcoiris, el mismo que ya no está.

Estoy perdid@ en las sombras, estoy a la par tuya y puedo ser tú por un instante.

Existe un dolor que golpea todos mis lados, que vulnera mis debilidades cuando la noche llega y la realidad aflora.

Tú y yo, cambiando, moviéndonos, desaparecemos muy rápido, sin decir adiós, pero te necesito, debo decirlo: “Te amo”.

Estoy inmers@ en excesos y los sabes.

Estamos junt@s, siguiendo lo que vemos, en la muerte, muy profundo.

Entre el viento puedo escucharte llamar mi nombre y estoy perdid@ en nuestro arcoiris, el mismo que se ha ido. No hay más arcoiris, ni días alegres.

Estamos estátic@s, alejad@s y dispersad@s en la soledad.

Estándar
Escribología

Némesis

“Eran amantes eternos, buscarse y encontrarse una y otra vez era su karma”

-Isabel Allende-

Némesis… ¿Alguna vez han escuchado ese término? ¿Saben qué significa?

Hace como un mes escuché esa palabra, me causó mucha intriga y me puse a investigar.

El origen de este vocablo está arraigado a la cultura griega, pues ese era el nombre de la diosa de la venganza, la fortuna y la justicia retributiva (karma).

Entonces me percaté que él/ella era mi némesis, ¿castigo o fortuna?, ambas diría yo.

Él/ella es esa desgracia tan oportuna que llegó a mi en el mejor de mis momentos, que me enseñó tanto y a la vez me destruyó sin piedad alguna.

Quizá suene algo enfermo y masoquista decir que no quiero alejarme de él/ella pero mi camino es un desencuentro constante en su órbita. Estamos en el mismo universo en paralelas dimensiones y siempre hay un punto que nos vuelve a unir.

Él/ella se ha convertido en la mejor de mis peores decisiones.

Estándar
Escribología

151217

Desde hace mucho tiempo me he dado cuenta la importancia que tienen las fechas y no solo porque son un número repetitivo cada mes en el calendario sino porque son un “aniversario” de sucesos que nos marcan en diferentes días, años y personas.

No sé si exista algo tan bueno o tan malo como recordar una fecha que te hizo daño, que te marcó y a la que lloraste tanto; porque quien en su sano juicio “le lleva flores cada mes a ese dolor de la vida o amor de la herida”.

Tal vez sea loco y masoquista hasta cierto punto estar recordando aquello que nos causó dolor y que hoy ya solo es una cicatriz, pero si algo aprendí es que llega un día -como dice la canción- en el que ya no duele tanto y dejas de estar pendiente.

Eso me ha pasado con cada 15 de diciembre desde 2017, dos años apenas, 730 días… pero ¿quien cuenta? Yo no porque tuve que abrir la calculadora para corroborar el dato. Y eso me hace pensar lo mucho que el tiempo y esos hechos me han cambiado y he cambiado.

Hace un año todavía extrañé su ausencia y eso que hizo de mi vida un calvario, pero hoy, ni siquiera recordé nuestra fecha, mi fecha sino es por una canción que en ese momento me hizo sentirle, justo cuando más sufrí.

Solo digo “fuera de mí, perdida en otro rumbo sin necesidad de volver” pero también digo que “no hay señal de mis satélites ni de tus astros, tu pierdes mi rumbo cuando yo pierdo tu rastro”.

Siento que me he curado y agradezco por eso, ya no estoy pendiente de su presencia y eso es algo que de valiente me animé a enfrentar.

Aunque nos volvamos encontrar, ahora caminamos en diferentes dimensiones.

Estándar
Escribología

El acoso NO es amor

Cuanto no se ha escrito sobre el acoso al que se enfrentan diariamente las mujeres, ese flagelo que suele pasar desapercibido y del que nadie hace nada, simplemente porque tal parece que el ser mujer te hace merecértelo.

El acoso puede venir de cualquier persona, no hace distinción, desde alguien a quien no conoces, hasta un familiar, tu pareja, tus amigos o compañeros de trabajo.

Les quiero contar el caso de “Maleané”, el nombre es ficticio por respeto a la víctima.

Todo se desarrolla en su área de trabajo, ella conoció a un compañero que le pareció una persona agradable, que tiempo después le declaró sentirse atraído por ella, que le gustaba e incluso, que la “deseaba”. Pero había un problema, Maleané no sentía lo mismo.

No obstante, cada vez la situación iba como intensificando, pues “Alberto”, no entendía un no, y a pesar de que no pasó algo más allá de… Maleané ha tratado de recordarle un pequeño detalle, y es que es casado.

Entonces digo yo, qué es la gana de algunos hombres casados estar buscando a otra mujer para tener una “aventura” cuando tienen esposa e incluso, hijo.

Ha pasado ya bastante tiempo, y Maleané no dijo nada porque sentía tener todo bajo control, pues tampoco era su intención perjudicar a su compañero.

Muchos son los mensajes que le ha mandado donde le pide que le dé una “oportunidad” para estar con ella, para “tener algo”, y realmente me molesta que exista gente que NO entienda un NO.

Sobretodo porque ayer Maleané recibió un último mensaje de Alberto, que le vuelve a insistir en “tener algo” por estas dos semanas y que después “le jura” tratarla como amigos.

¿Acaso los hombres como este tipo creen que la decisión de una mujer no puede ser determinativa y que con frases de canciones tan gastadas pueden convencer?

Y par hablar con total sinceridad, puedo decir que Maleané tuvo la confianza de mostrarme el mensaje que este tipo le envió, y realmente sentí un enojo, de que el acoso se manifiesta de muchas formas, desde las que no parecen serlo hasta las que son con total descaro.

Luego de leer cada cosa que este tipo le puso, me entró una gran rabia que no entienda, que sea tan necio, y que solo piense en el calor de su entrepierna y no en respetar lo que piensa la otra parte y mucho menos a su esposa.

Lo peor de todo es que se justifica en decir que todo es por “amor”, porque nunca había sentido nada igual como por Maleané.

Estándar