Escribología

Virulencia a diestra y siniestra

La veo en el escozor de sus manos

la veo en sus ojos cubiertos

me temo es cuestión de humanos

los veo enlodados, recubiertos

es acto sencillo sembrar el conflicto

dejarse acariciar por la idea del manjar

y finalmente, si este poema yo dicto

es por que reconozco lo he llegado a probar

es inherente a nuestra condición de existir

a pesar de que nos plantamos valerosos

ante las ideas del ajeno mal vivir

ante avistamientos ajenos escabrosos

mas en el espacio que en pecho tengo

dentro de mí guardo mi oscuro secreto

no hago llanto, no aborrezco, no retengo

no sale de mi lo que por dentro aprieto

cada flor, cada libro y cada máquina tocada

nace con el sueño de que al mundo endereza

se ciñe con la fuerza con que fue creada

y luego se echa a podrir con aquella gran pereza

¿Qué nos protege de la pudrición que aguarda,

si lo que no es blanco tiene que ser negro

por dentro en girones multicolores se retarda

y cuando sale solo en dos colores le desintegro?

Mientras tanto en la base de la pirámide que explota

oigo llantos y súplicas que son palabras que no convocan

veo suciedad de la que se limpia con tu ropa rota

no marchan, porque los latigazos del hambre azotan

Estándar
Escribología

Oración al Mártir

me pregunto…

¿Cuál será el momento adecuado?

para gritarle al cielo

y recordarle que le llevo la cuenta

de las estrellas que le adornan

más de 56 ahí ahora flotan

nos miran confundidos

dando vueltas y repitiendo mantras

que no son de paz ni de descanso

iluminan ahora con la llamada trascendencia

aquella inmortalidad que los mártires,

dicen que usan de justificación

para explicarse así mismos

como hace sentido…su desaparición.

Estándar
Escribología

Caída gloriosa

de tu cielo falso soy un ángel caído

pero me ha gustado el reflejo de mi cara

enmarcada y quieta en tu pupila,

guardas la nostalgia de esa figura etérea

que fácil has destruido y alabado

sino al mismo tiempo, se han seguido.

Has besado mis pies y me has arrojado al infierno,

me has querido para flotar en la divinidad

y luego tomado de los tobillos purpúreos,

hasta querido que permanezca en la bola de cristal

de la que me has insistido debo salir,

y me has escupido y luego dado la mano

pero también me has querido lucir

te has sentido empoderado, grandioso y misericordioso

entonces he preferido caer de tu cielo falso

y no girar alrededor de ti

no hay amanecer para mí en tu cielo falso

ahora te guardo a la altura de mis hombros

pero en tu mundo has de pisotearme

mientras te hincas a adorarme

Estándar
Escribología

La danza de la balanza

escurridas entre mis manos

las estrellas ahora iluminan

el fondo de un plato metálico

al tiempo que tocan una sinfonía

como de monedas que impactan.

Así del otro lado de la balanza

pesas amenazan con hundir el plato

mancillan el pulido metal

en el que antes puras se reflejaban

nadie sabe como nunca sucede

que una estrella cae con gracia

con impulso benevolente

como pequeños amaneceres

y el contrapeso parece ser suficiente

parece destruir la conformidad de su base

y se sacude a los lados para mantenerse erguida

y la pesa viene, aunque de gracia desposeída

a mantener la balanza bien puesta

y le agradece a la pesa que entre opacos

entre desilusión y cálculos mordaces

mantiene a la balanza bien puesta

ante cada sacudida violenta de estrellas fugaces

Estándar
Escribología

El hueco en la cama

-El otro

donde había carne

hay polvo

donde había peso

hay un hueco

donde había estructura

hay aire

+yo-el otro

donde había polvo

hay carne

donde había un hueco

pongo mi espalda

donde había aire

hay recuerdos

hay cosas ajenas que toco

unas convierto en oro

y otras en mierda

hay cosas ajenas que invoco

unas las convierto en propias

otras me cobran con culpa

cuanto más cosas ajenas toco

me siento más ajena

y en ajeno aire me sofoco

Estándar
Escribología

Cambio químico

la misma masa figura aparentemente

una esencia etérea y fluída

no atraviesa cuatro paredes

ni parece buscar tampoco huída

una limpieza de todas sus redes

confirma el cambio permanente

nuevas propiedades abruptas se instalan

en la materia de cambio subyacente

autenticados con combustión

y corrosión de viejas estructuras

que se instalan en el sol naciente

y que con el paso del tiempo perduran

percibe retos que darán horas duras

pero también sabe que ya no miente

si las historias viejas no se perfuman

y no se teme a las seguras arrugas

esperará paciente la pendiente

se le asoma a ella sin ataduras

deseará regresar al antes

de su cambio al reactivo caliente

vera que no hay retroceso

que sus partículas no lo permiten

que es químico el brillante proceso

que el producto es definitivo

precipitados…gases..liberación de calor

nuevos colores que son indicativo

de una vivencia en ausencia de candor

Estándar
Escribología

El gallo que no canta al alba

La luz ya no es su musa

insiste en acariciar su rostro con tibieza

pero su voz no sale

le aturde su tardanza y la voz no sale

otro día en que siente la caricia de la luz

pero su cuerpo pesa tanto

sus alas no sirven para volar

¿para qué las ha obtenido?

descubre en su pecho el tic tac de un reloj

lo ha oido antes

“¿porqué te has estropeado?”

“no se cuando ni donde estoy” responde al fin

Sin brújula, sin reloj, sin alas

descubre los objetos faltantes

hay un mapa

pero sin brújula, sin reloj…sin alas

encuentra que ya no pretenderá cantarle al alba

que sentirá la caricia del sol

y esta vez, le verá a los ojos

aunque le aturda y sus ojos luchen por cerrarse

y algún día tal vez le de la bienvenida al primer rayo de luz que acaricie a la nube más alta

Estándar