Escribología

Ojos cobardes…

Aún no lo sabes
y supongo que nunca lo sabrás,
tengo un par de ojos cobardes
que escapan de los tuyos.

Evitan tu mirada,
porque no saben como reaccionaran,
temen cometer una estupidez.

No tienes idea…
eres como una hermosa nube gris,
te interpones entre la realidad y yo,
pero disfruto la vista.

Buscas mi mirada,
y me llenas de ilusión,
al instante sé que no es lo que imagino,
y prefiero evitarme el sufrimiento,
evito tu mirada.

Si solo supieras que NO es maldad,
solo inocencia,
si solo entendieras que no te busco,
pero apareces sin clemencia.

Eres el actor de mis novelas,
el héroe de mis guerras,
la musa de mis fantasías
y la cumbre de mis agonías.

Anhelo que lo sepas
pero mis ojos cobardes,
necesitan valentía,
para sostenerte la mirada,
Y QUE EL RESTO DEL CUERPO ACTÚE POR INERCIA.

No te detengas de buscar mi mirada.

Estándar
Escribología

Princesa de hierro.

La princesa blanca con cejas de guerrera,
fue la primera de su especie,
inesperada belleza,
inesperada vida.

La guerrera que a golpes reclama su lugar
y a escondidas suelta en llanto,
esa que se vuelve mujer a cada instante
y que se mantiene inocente ante mi mirada.

La tercera mujer de mi vida,
la que me alegra y me enoja por días,
No hay manera que detenga sus pasos,
Me aterra quedarme sin ella, pero…
aun más, me aterra retenerla a mi lado.

La princesa directo al trono de mi vida,
que no sufra, que no llore desearía,
esa niña que amo y que no lo sabe,
espero que con estas letras comprenda.

Que aunque mi boca no lo diga,
mi corazón late gracias al amor que le tengo.

-SHI

Estándar
Escribología

¿Por qué no he escrito?

Trato de encontrarle una respuesta a esa pregunta,
para ser sincero, caigo en la conclusión de que
nuevamente me he perdido.

Pensé que aquello haría de mi vida más sencilla,
pero fue solo un analgésico para el dolor,
he estado enfermo toda mi vida,
y no encuentro en antídoto que me cure.

Vuelvo a sentirme volátil,
vuelvo a sentir odio,
vuelve el insomnio,
vuelve el pasado,
y vuelve el futuro que aún no vivo.

Toda mi vida me he preguntado,
¿Por qué de mis hermanos, soy el único que difícilmente padece de dolor físico?
y si ellos ¿También han estado enfermos como yo?
¿Es una especie de balance?
¿Ellos sufren y yo me desvanezco?
“la vida es una enfermedad terminal”
Creo haber escuchado eso por algún lugar,
y que razón tiene esta frase,
porque al momento de nacer,
el único resultado final es que mueras.

Por allí me dijeron
“que chiste tiene comenzar algo, si tan pronto esperas el final”
Puede que no se trate de esperar el final,
incluso ni se trata de querer que esto acabe, la vida,
es solo que me siento un ser sin sentido,
sin motivo y sin pasión.

Me aburro rápido de las cosas y de las personas,
¿Qué hay de malo en mí?
Cada cosa que comienzo, poco a poco pierdo el interés,
¿Por qué me siento así?
No extraño a mis mejores amigos,
¿Es algo de lo que debiera preocuparme?
No veo un futuro para mí pero,
¿Por qué me atormenta el mañana?

ODIO LOS PROCESOS
y para mi pesar, la vida es un proceso llena de varios procesos.

¿Alguien?…
¿Alguien tiene la respuesta?

Estándar
Escribología

Hoyuelos…

Quién te crees? para hipnotizarme. para hacer que como naufrago, caiga perdido en tu boca. Cual remolinos; a los costados de tus labios, invocan la muerte, de mi mente. Qué eres tú? Criatura celestial, ángel caído, o Adonis reencarnado. Criatura de noche, o criatura de día, Ser de agua y fuego, tierra o viento. Eres hipnotizarte, eres delirio, y con esos agujeros en tu rostro, alteras mis sentidos. Muestras tus perlas, blanquecinas, y mis ojos, brillan de amor. …Peón
Estándar
Escribología

Abraham

A sus 22 años ya había sufrido de tres rupturas amorosas, luego de que sus padres lo echaran de casa al saber su preferencia sexual. por un tiempo vivió con su novio, por un corto tiempo, pues descubrió que el chico solo lo quería por conveniencia

Las otras dos veces que se sumaron, llevaron al borde del suicidio a Abraham, estando a punto de hacerlo, escucho a una joven cantando, lo que hizo que detuviera cualquier acto y como si encantado se encontrara, camino hasta donde la chica estaba. no fue la bella voz quien lo atrajo, no fue la belleza de aquella chica, fue la música quien había salvado su vida, él sabía que su voz no era privilegiada, es más estaba consciente de que ni podía entonar nota alguna, pero el simple hecho de sentir su cuerpo vibrar al sonar cada tono, hizo que el amara la música.


Teniendo desde muy joven una mentalidad madura, logro hacerse de una pequeña casa y un automóvil, trabajaba mucho al mismo tiempo que aprendía a tocar distintos instrumentos, la guitarra, la batería, el bajo y el piano. junto a unos amigos pretendía crear un grupo de música, rock para ser específicos.


Todos aquellos pensamientos suicidas se habían marchado cuando la música lo encontró, desde entonces se mostraba como un joven más amable, cariñoso y noble, vivía sin prejuicios, sin miedos, sin impedimentos, para él la presencia de una pareja sentimental paso hasta el último plano, hasta esa tarde, mientras salía del centro comercial, luego de hacer sus compras semanales, vio caer a un joven, luego de ser empujado por una multitud de jovencitas frenéticas, estando en una ciudad en la que Vivian y paseaban varias celebridades no se le hizo raro ver una escena así, el caso es que se acercó al joven y le extendió la mano para ayudarlo a levantarse, cuando el joven levantó a mirada y lo vio a los ojos, algo volvió a encenderse, algo que no precisamente se había ido, simplemente estaba esperando el momento adecuado para salir, fue como si algo volviera a cuadrar.


Para el había pasado ya mucho tiempo desde que sintió esa sensación de nerviosismo, ni siquiera estando frente a sus compañeros mientras exponía había sentido esa necesidad de aprobación, no quería apartar la vista de los ojos oscuros que veía, las primeras palabras provenientes de aquel joven resonaron en sus adentros como las notas de una bella melodía, iban de un lado a otro por sus oídos, si alguien antes de eso le hubiera preguntado si creía o no en el amor a primera vista, hubiera dicho que era una estupidez hacerlo, pero ahora, ahora que justo a él le había pasado, declararía con certeza que es posible enamorarse a primera vista, escucho agradecerle, no sabía que contestar, por lo que aconsejo al joven a tener más cuidado, sabiendo que la culpa no había sido de él, sino del grupo de jovencitas, el joven intento defenderse pero el lo detuvo diciendo que era una broma y que él sabía que no había sido descuido de el, reflexiono en lo absurdo que había sido, conversaron por un rato, se enteró que ese grupo era fan de un cantante y que ese cantante acompañaba al joven, se presentó ante los dos y justo al final de su conversación pregunto por su nombre: Jeremy, el nombre más bonito a su parecer.


Regreso a su casa pensando únicamente en aquel contacto cuando tomo su mano para ayudarlo a levantarse, pensó en aquella voz, en lo bonito que había sido ese encuentro y cayó en la cuenta de que no volvería a verlo, sintió una presión en su pecho, se reprendía por no haber hecho algo para poder contactarlo después pero que podía haber hecho o dicho?, y entonces recordó el nombre de James, luego de haber colocado la despensa, se dirigió a la sala de la casa, donde estaba su laptop, la encendió y fue directo al navegador, tecleo el nombre de James y coloco junto a el cantante, aparecieron distintos artículos, paginas, imágenes, videos del chico que acompañaba a Jeremy.


En la vida hay cosas que pueden intuirse y él no necesitaba averiguar si Jeremy gustaba de los hombres, algo dentro de él le aseguraba que aquel amor podía concretarse, estaba decidido, el plan estaba formulado ya en su mente, buscaría entre la información de James, encontraría algún rastro de Jeremy, se encontraría con él y le pediría la oportunidad de conocerlo a fondo, saldría con él y luego nada ni nadie podría separarlos, busco y busco por mucho tiempo pero nada, no había ningún dato, ni una foto de Jeremy, estaba comenzando a desesperarse.


-Pensé que no escuchabas pop- dijo alguien detrás de Abraham, se giró un tanto sorprendido, luego regreso la mirada al ordenador, era Clara, desde el inicio de la banda en la que estaba, Clara y Charlie vocalistas del grupo habían comenzado a vivir en casa de Abraham, queriendo apoyar a sus compañeros ofreció las dos habitaciones que no usaba de su casa para que ellos dejaran de pagar la alta renta que pagaban en su antiguo edificio.


-Sabes que no discrimino el género, pero si escucho una que otra canción- se defendió.
-Esquer como te veo viendo fotos de James…- fue interrumpida.

-¿lo conoces? – pregunto Abraham.

-¿Tu no?, o ¿Por qué lo andas viendo en internet? –

-Es investigación de campo- dijo con una sonrisa burlona. Clara se limitó a seguir su camino, por otro lado Abraham siguió buscando algún indicio que le permitiera dar con Jeremy, busco entre los artículos, las notas, las páginas de la web, dio un largo recorrido por Google imágenes, para ver si en alguna de las fotografías lograba ver a Jeremy pero no lo logró, al llegar la noche se rindió, cerro la laptop y tiro su cabeza hacia el respaldo del sofá, dio un largo suspiro y cerró los ojos, quería continuar buscando pero la sensatez le decía que parara, esta vez en su mente pensaba en que podía hacer, hablo con el destino y le pidió que volviera a colocar a aquel joven en su camino, prometió ser bueno, juro que lo seria si el destino le permitiera encontrarse de nuevo con Jeremy, solo un encuentro le pedía al destino y él se encargaría del resto. Dejo que el destino decidiera, si quería que aquel amor se diera volvería a rencontrarlos.

Cada vez que tenía oportunidad iba al centro comercial donde se había encontrado a Jeremy, esperaba sentado en la banqueta que se encontraba justo en la entrada de dicho lugar, trataba de ir justo a la misma hora de ese día cada semana que iba de compras, esperaba por un largo rato pero durante todo el mes que lo había hecho no encontró rastro de Jeremy a pesar de no dejar el optimismo de la vida, él sabía que aquella había sido una de las únicas oportunidades que se dan en la existencia de un ser humano

Estándar
Escribología

Intrusos en la fiesta

5 de abril 00:00 horas, sigo despierto
son los primeros segundos del día
y ya se sienten como un día común
y corriente, pasa el tiempo y al fin
logro conciliar el sueño, unas cuantas
horas con Morfeo son suficientes, el
día aún se siente normal, como los
otros, el sol ya salió, tomo el telefono
y los primeros intrusos se hacen notar,
9 de la mañana, yo mismo abrí la puerta,
un desconocido escribe felicitándome, le
sigue una cercana no tan intrusa, y
luego una alejada se cuela.

Me aseo, me alisto, tomo mi mochila y
salgo, día especial con actividad monótona,
sentado por horas, un niño
odioso, pero antes, una llamada intrusa,
mi tía, canción y felicitaciones, los típicos
“te quiero” volviendo al niño odioso
¿Quién quiere uno de esos en un día especial?

Tarde perdida, los tres invitados que
llegan con abrazos son los esperados.

Escondo todo, regreso a casa, me alisto
para ir a la reunión del día especial,
otras dos invitadas amenizan,
una bebida diferente, unas gomitas
tarjetas que me alientan a la libertad,
segunda llamada, inesperada, una invitada,
decepción tristeza, me dijo “te quiero”
inesperado de nuevo.

La zona 1 esta lejos de casa,
me apresuro, llego a la parada y
para llegar rápido pido un exclusivo no tan privado,
más intrusos, uno tan callado que oigo sus pensamientos
otro tan abierto como puta barata
y un ultimo tan ebrio que respiro alcohol,
“FELICIDADES A MI”

Al fin en casa, 10 de la noche del 5 de abril,
los intrusos por whatsapp y facebook caen,
el intruso ganador, la lluvia, no quiso perderse la fiesta, se colo,

Aun tengo oportunidad de hacer este día especial,
platica con mi vida, mi amada, la mujer que más amo,
llanto, ¡No, espera! ¡Llanto no!, decisión fuerte.

11:59 el día acaba.

00:00 horas 6 de abril,
la libertad tiembla y
se esconde en los sueños.

00:21
Mamá, papá, hermanos…

¡SOY GAY!

El 5 de abril,
a pesar de ser mi cumpleaños,
no fue especial.

Por otro lado,
la intrusa de la libertad
llego tarde al día siguiente.


El 6 se volvió inolvidable.

Estándar