Escribología

Dame un momento

Dame sólo un momento
Déjame llorar por un rato
Deja que me rompa un poco
Que se hagan añicos
El corazón y la esperanza
De paso también las ilusiones

Dame sólo un momento
Déjame derramar lágrimas amargas
De esas que nacen de dolor
De esas que nacen con la soledad
Déjame lamer mis heridas
Deja que sangren un poco

Dame sólo un momento
Para sentirme desdichada
Para vaciarme
Para fingir que me muero
Que no quede nada intacto
Deja que todo se destruya

Dame sólo un momento,
Una hora o unos minutos nada más
Deja que me rompa
Y llore con ganas
Quizá después llegue la calma
Quizá después pueda al fin renacer

Estándar
Escribología

¿Por qué tú?

¿Por qué de todas las personas que podían romperme el corazón, tenías que ser tú?

Si tú sabías del dolor
Que causaban las despedidas
Si sabías cuántas veces mi corazón
Había sufrido antes por un adiós
Si sabías que hay heridas que no sanan
Que sangran cada vez que quieren
Que duelen para siempre

¿Por qué tú?
De todas las personas
¿Por qué tenías que ser tú?
Si eras mi refugio seguro
La paz de mis tormentas
Mi consuelo

¿Por qué? Dime
Quiero entender
Quiero saber
¿Por qué entre todos,
tenías que ser tú?

Si tu despedida
Desgarra el alma
Si perder todo no importaba
Porque estabas tú

Si mil adioses no afectaron
Y vienes tú
Tan cobarde
A decir adiós
Si avisar siquiera
Y te llevas la calma
Y después, ya no queda nada

Y con el corazón roto
Y con el alma destrozada
No entiendo
No comprendo
Por qué entre todos,
Tenías que ser tú

Estándar
Escribología

Casi nada

No esperaba casi nada
Pero juro que moría de ganas
De pedirte que te quedaras
De invitarte a ver el amanecer
De ver las estrellas en tu mirada
Y estar así
Cada día, cada noche

Pero en tu andar se notaba
Tu prisa,
Tus ansias
De ir a otros brazos
Que no eran los míos
De ver otros cielos
De buscar otros aires

Y yo, que no quería casi nada
Pedía en silencio que
Tomaras mi mano
Que no te alejaras
Que quisieras,
Que de verdad quisieras quedarte
Que escucharas lo que gritaba
Mi corazón,
Ese ingrato que aprendió a latir por ti

Y aún sin entender
cómo podías verme con tanto amor,
Sin sentir casi nada
Sin entender
Que podías irte sin arrepentimiento
Sin siquiera volver la vista atrás
Y a pesar de todo y
Aún sin entender casi nada
Estaba yo,
Esperando una mejor historia
Y un mejor final

Estándar
Escribología

Llegará el día

Llegará el día corazón,
Lo sé,
Llegará el día
En que los caminos
Vuelvan a cruzarse
Y volvamos a coincidir

Llegará el día
En que volvamos a llenarnos
Los ojos de sonrisas
Y las manos de palabras
Que la lluvia caerá
Para mojarnos el alma

Llegará el día amor,
En que cambien las hojas de los árboles
Que cubren los caminos que caminamos
Y las flores brillen
Y la luna se esconda

Llegará el día
En que nos sobrarán ganas
Y nos faltarán horas
Y que los versos se escribirán en la piel
Que entre suspiros
Y sonrisas
Se perderán las dudas
Y se acabarán los por qués

Llegará el día
En que se cansaran los pies de tanto andar
Y ya no nos preguntaremos ¿Dónde estará?
Llegará el día en que cada pregunta tenga sus respuestas

Llegará ese día
Y abriguemos los sueños que parecían lejanos
Y se acabarán los Ojalá
Y los Para Siempre serán al fin infinitos

Estándar
Escribología

Fotografía

Supongo que ya eras especial,
Ese día que te pedí que posaras
Para una fotografía
Esa que guardaría para siempre
El tiempo compartido

No sabía, en ese momento,
La importancia
De tu presencia en mi vida
La dulzura
Que traerías
El vacío que dejarías

En ese momento era sólo una foto de tantas
Un compañero de tantos
¿Qué fue lo que cambio tanto?
Si después al verte el corazón saltaba
Si dolía cada “hasta luego”
Y el inminente adiós me mataba

Si no sabes la alegría y la tristeza
Que esa sonrisa, congelada en el tiempo,
Aún provoca
Sí no sabes lo agradecido que se siente mi corazón con tu existencia
Sí no sabes lo que daría por volver a aquellas tardes compartidas

Y volver a caminar sin rumbo
Y hablar de todo y de nada
Y ver la lluvia caer
mientras temblamos de frío
Y reírnos
Y conocernos
Y sentirnos

Y volver y quedarme atrapada en un abrazo
Y no dejarte ir sin un beso
Y sentir el olor de tu cuello
Y reírme de mi estúpidez
Al pensar que tenía derecho a amarte

Al creer que podía tener tanto
Y todo de ti
Por querer que sonríeras sólo para mí
Por creer que el tiempo te borraría
Por creer que con el tiempo te olvidaría
Y quedarías tan solo en una fotografía
Enmarcada de sueños
Adornada de sonrisas

Estándar
Escribología

Sesenta y nueve

Podría contar de uno en uno
Los números hasta llegar a cien
O a mil
O a un millón
Contando cada una de las veces
Que nos hicimos sonreír

Podría contar
Y hacer una pausa en un número cualquiera
Tal vez en un trece y pensar en la mala suerte
En un martes maldito
O un viernes extraño
O quizás en un veinte y pensar en un poema
Escrito hace tiempo, que aún remueve sentimientos
O en sesenta y nueve y pensar en dos números que se reflejan al derecho y al revés

Y quizás podemos darle otro significado
A cada número conocido
Y buscarle significados nuevos a aquellos números a los que nadie les presta atención

Entonces quizá al pensar en un cuarenta pienses en la luna
Y quizás el treinta y uno sería un inicio de algo genial
Y entonces el sesenta y nueve te haría pensar en un poema tonto y te haría sonreir

Y entonces habrías encontrado algo nuevo en un mundo de sobra conocido
Y entonces habría algo que te haría pensar en mí
Y entonces, sólo entonces, habríamos descubierto un nuevo lenguaje

Estándar
Escribología

Adioses

Acababas de llegar
Y ya olías a despedida
Soñábamos tanto con éste inicio
Con ésta historia
Con éstas sonrisas

Pero era como si, de alguna manera
Ya soñaramos también con el final
Con las lágrimas que se derramarían
Con las sonrisas que nos faltarían
Con las caricias que serían de alguien más

Dime
¿A qué le teníamos tanto miedo?
Si no nos permitimos dejar el corazón
En cada palabra
Si no nos permitimos enloquecer
En medio de suspiros

¿Por qué siempre esperamos el final?
Si podíamos vivir cada momento
Si podíamos ser más que instantes
Y siempre tuvimos miedo
Y no quisimos dar el paso que faltaba
Y no quisimos tomarnos de la mano
Y retrocedimos siempre un poco más

Y no supimos ver que
Nos faltó tanto amor
Nos sobraron tantas ganas
Y perdimos todo
Y terminamos todo
Justo antes de empezar

Estándar
Escribología

Al final

Muchas veces me pregunté
Si alguna vez te vería de una forma diferente
Si cambiarías cuándo dejara de amarte
Si mis dudas y mis lagrimas dejarían de doler

Sí, me lo pregunté muchas veces
En esos días en que dolía el corazón,
En que tus palabras me rompían

Esos días, en que a pesar de todo
No podía dejar de pensar que eras
Mi salvavidas
El timón que me llevaba a puerto seguro
Y al mismo tiempo,
Quien me hundía en pantanos profundos

No olvidé que te veía gigante
Que algunas veces me sentí protegida
Que a veces incluso me sentí amada
Que sentí que tomada de tu mano lograba tocar en cielo
Y que tus besos alguna vez tuvieron el sabor del paraíso

No puedo mentir, ni siquiera ahora,
Me acurruqué en tus brazos
Me perdí en ti
Dejé que tus caricias me vaciaran
Hice que tu forma de matarme no doliera tanto
Dejé que tus palabras fueran lo único que tenía sentido

Pero un día, sin previo aviso
Dejé de amarte
Dejé de soñarte
Dejé de justificarte

Ese día, cuando al fin repartí las
culpas
Que te entregué tu carga
Y tomé mis sueños
Qué te bajé del pedestal
Y te vi como eras

Ese día
Al fin te vi diferente
Y te vi pequeño
Y te vi temeroso
Y te vi humano y desastroso

Ese día te vi justo cómo eras
Y ya no eras nada
Y ya no me alarmaba tu presencia
Y ya no te extrañaba si no estabas
Y me sentí dichosa con mi soledad
Y me amé, cómo nadie más me amaba

Estándar
Escribología

Me quedo contigo

Si me dieran a elegir,
Me quedo contigo
Con las sonrisas tristes
Que nacían del alma
Con los caminos recorridos
Con las risas

Me quedo con esas tardes
Tirados en el pasto
Mirando al infinito
Como queriendo alcanzar el cielo
Como queriendo tomar tu mano

Me quedo contigo
Con el aroma que escondía tu cuello
Con las miradas sinceras
Con los abrazos apretados
Con los adioses que nos faltaron

Me quedo con los silencios
Con los suspiros
Con tus preguntas raras
Y las horas compartidas

Me quedo con las caricias
Que no llegaron
Los “te quiero” que no dijimos
Con el miedo
Con las prisas

Me quedo con los atarderes
Con las palabras
La lluvia
Y el frío que nos abrigaba

Me quedo con los charcos
Y las charlas
Los mensajes
Y los versos que te nombraban

Me quedo con tu voz
Y las promesas
Me quedo contigo
Con las ganas de caminar a tu lado
Y las ganas de volver a recorrer nuestros caminos

Estándar
Escribología

Esa tarde

Si lo pienso un poco
Puedo decir que esa tarde
El cielo también estaba triste
Recuerdo que llovía
Y hacía frío

El viento soplaba como tantas veces
Y ese pequeño árbol
Apenas nos cobijaba
Pero ahí estabas tú
Con tu sonrisa
Aguantando ese clima, por mí

Por robarle unos minutos de magia
A la eternidad
Ahí estabas, como nadie había estado jamás
Y recuerdo que el cielo lloraba
Tal vez sabía que era el inicio
De ese final que destrozaría mi alma

Esa tarde que prometí saltar en cada charco
Esa tarde en que el cielo lloraba
Y tú sonreías
Y quise abrazarte y apenas pude rozarte
Y quise robarte más tiempo
Y nuestros minutos se acababan

Créeme, ahí supe que no podría olvidarte
Ahí supe porqué algunas canciones suenan tan tristes
Ahí descubrí cuál es el origen de todos los poemas
Supe que el amor no llega a primera vista
A menos que veas un poco más

Supe que tus ojos escarbaban en mi alma
Y quisiste saber de mí
De mi vida, de mis cosas
Y no sabías
Que en ese momento todo regresaba a ti
Y no sabías, ni supiste nunca
Que desde esa tarde mi corazón fue sólo para ti

Estándar