Escribología

Pensamientos

Distraído en mi mundo los días se escapan como si fueran minutos,
entre nubes de ideas y pensamientos burdos y unos que otros impolutos,
todo se marcha poco a poco de forma parsimoniosa,
burlándose de mi desdicha y logros con conductas tenebrosas.

Y que importa si estoy aunque no esté,
que más da que mi Alma no se manifieste,
si tengo mis delirios y locuras,
que se representan como ideas puras.

¿Ideas puras? mejor digamos que son sueños gaznapiros,
que cumplen con deseos ajenos y sátiros,
que me satisfacen mientras duran en el mundo intangible,
que es tan real como falso a tal grado que se convierte en algo perceptible.

PL

Estándar
Escribología

Recuerdos.

Hay días que me pregunto como vivo en tus recuerdos distantes de todo lo que un día imaginamos creando mundos y universos lejanos y distintos en los que solo nos encontrábamos tú y yo soñando que el tiempo se detenía para que disfrutaramos de los parajes que en el futuro se divertirian con nuestras risas y locuras.

Hay días que intento recordarte como cuando me recordabas cuando me pensabas y yo te pensaba como alguien que existía fuera de mis sueños como alguien para quien yo era real y no un simple fantasma que se convirtió en un vestiglo reduciéndome a una ignominia lamentable y triste que se quiere mantener en el olvido como si se tratase de una estantigua.

Te recuerdo como un ser acendrado como el ser chipen que eres como el alma que extraño he extrañado y tendre que extrañar por siempre…

PL

Estándar
Escribología

Plegaria.

Días como hoy sería bueno que existieras, que escucharas y fueras poderoso, que en realidad pusieras atención a las plegarias y que no fueras únicamente la creación de la imaginación de monos con conciencia.

Días como hoy, sería perfecto quitarte todos los nombres y formas que te han otorgado a lo largo de la historia, rediseñarte y hacerte de otra manera, eliminar todos tus muñecos de madera.

Y yo sé que existis, pero no sos como te pintan, no sos como te esculpen, no sos como te predican.

Sos algo distinto, yo sé que sos simple y complicado, entiendo que sos todo y sos nada, comprendo que sos el universo del cual yo soy parte, universo con el cual estoy construido.

Voss y yo somos uno, estamos integrados, somos todo y nada, y que importa si escuchas o no, si puedo tener las vibras de el todo que me ayudan a lograr lo que quiero…

PL

Estándar
Escribología

Demonio.

Existió en un mundo en un sitio sepulcral,
un ser muy malvado un ente infernal,
que soñaba y deseaba ser algún diia algo diferente,
pero nunca podía pues era un simple ente.

¿Y qué mierda importa lo que diga la gente?
decía y decía un poco a regañadientes,
y enfurecido gritaba “no me importan las corrientes”
aunque siempre imitaba a escondidas fingiendo estar inconsciente.

¡Yo puedo ser como todos sin dudar!
exclamaba y exclamaba queriendo llorar,
¡puedo decir cosas bellas y hermosas!
exclamando versos repletos de palabras ligeras y sedosas…

¡Eres el sol que le da vida a mi espíritu, y mi alma!
decía expresándose entre ademanes y sonrisas dulces,
¡La persona que me transforma y pinta mi horizonte!
¡Me eleva al infinito y me regala su calma!
¿Por ti conquistara mundos, me convirtiera en arconte y transformaría en sinsonte!
¿Por ti! ¡Solo por ti, daría tanto como tengo! tanto como…

Contuvo la palabra y el aliento,
mientras esbozaba una sonrisa diabólica en su rostro,
¿A quién le importa lo que diga un monstruo?
preguntó al fuego infernal que dejó escapar un lamento.

Entonces desplegó sus alas,
agitando sus pezuñas violentas y malas,
se elevó por los vientos surcando los cielos,
abandonando sus recuerdos, llevándose sus olvidos,
vuscando una chispa en nuevos suelos,
tratando de perderse en su locura que se interpretaba en su grotesco ser, como simples y estupidos ruidos.

PL

Estándar
Escribología

Viento.

Y al despertar el viento se balanceaba de un lado hacia otro de forma parsimoniosa sin preocuparse por su andar sin darse cuenta que en su paso despreocupado arrastraba mis pensamientos como si se tratase de envolturas que han sido abandonadas para que recorran las calles a su suerte para que se pierdan en la infinitud del olvido.

En momentos que mis anhelos se alejaban demaciado corría para traerlos pero el viento burlón los elevaba y lanzaba al espacio para que cayeran en ningún lugar y se alejaran del recuerdo que intentaba mantenerme con los pies sobre la tierra que se alejaba con cada suspiro que invocaba la llegada de una mejor época.

Pero las épocas tan distantes y distraídas se perdían en un horizonte que parecía pintado con pinceles inexistentes e incoherentes sostenidos por el mismo viento que petulante y zafio se desplazaba por cualquier lugar y provocaba estragos frenéticos que de forma inverosímil lograban enajenar mi mente.

Y acepto que percibía con recelo el recorrido inerte de mis pensamientos que cada instante se reducían y perdían en el multiverso que aparentaba ser real pero era un delirio ligero como un lirio inexistente y capaz de ofuscar mi alma que tenía casi todo menos calma.

Y en un segundo me percaté que mi espíritu permanecía yerto al tiempo que un sonido afable de campanas decoraba el paisaje que se desaparecía y convertía en algo incierto como el Tártaro en algo incierto como lo que presumimos cierto…

PL

Estándar
Escribología

Desahogo.

Hoy Es uno de esos días que quiero que todo fluya, uno de esos días que quiero dejar escapar todo cuanto tengo dentro y fuera de mi.

Dejar a un lado sueños y anhelos para permitirme ser diferente, permitirme ser un ser distinto, sin nada que esperar y sin nada que me espere.

Hoy desearía tomar otra vida, una nueva alma y apreciar el mundo distinto, abandonando mis demonios que siento me pueden ganar en instantes como el de ahora.

Y que importa si decepciono a alguien, que importa si naufraga mi alma, y que mierda importa la maldita coherencia del texto, si es un simple desahogo.

Pero nada es tan complejo, nada es indivisible e indestructible.

PL

Estándar
Escribología

Manicomio.

ocurrió que cuando cerró sus puños, lo hizo con tanta fuerza que sus nudillos se dislocaron dando un alarido desgarrador, sus huesos crujieron como si se tratase de madera que se hace añicos.

Pero su cerebro en ese momento no comprendía el dolor y solo le permitía gritar con mucha fuerza: MIERDA, MIERDA… Lo repetía tanto que podía decirse que quizá no conocía otra palabra.

Aunque gritaba con tanto afán, no lograba impedir que bajo sus pies el mundo se marchara, difuminado como humo por el viento.

El miedo intentó invadirlo pero entendio de inmediato que nuestro personaje ya era presa de las alucinaciones que se divertían con el ser que era pero ahora ya no podía ser.

entonces llegó un momento que el horizonte se desvaneció para los ojos de nuestro amigo, perdiendolo en un torbellino de extravagancias de la mente, sumergiéndolo en delirios agudos que lo aterraban y le cortaban el aliento.

Su alma lo abandonó en un suspiro, pero su cuerpo inerte seguía con vida, su voluntad trató de auxiliarlo, pero fue asesinada a zangre fría por la locura, el nuevo habitante de nuestro personaje.

MIERDA, decía con gran ímpetu, mientras intentaba soltarse de una camisa de fuerza que evitaba que lograra su objetivo, suicidarse…

PL

Estándar
Escribología

El pasado.

Un cumulo de ideas recorren un microuniverso pensando en lo que se viene y lo que se ha perdido distraído en el verso que se desliza entre los dedos débiles y frívolos que sujetan el aliento que se escapa por la puerta que dirije al infierno que trajo un invierno copioso y tormentoso que inunda y opaca desde afuera llegando a lo interno y la trama se cuenta sola o se puede observar mediante una rendija que se considera una estupida baratija degradada por el tiempo que recuerda las vastas luchas y seres que no acompañan más en el escabroso camino que dirije al inframundo inmundo como el mundo que trae recuerdos que no son positivos pero estrangulan el alma que en calma se posiciona en cualquier zona invisible e imperceptible por los sentidos que sienten un sentimiento que ahora ya no vive porque lo asesinaron de una forma cruel e inhumana asfixiandolo con palabras dulces como la miel que proboca que se le peguen recuerdos que quitan el aliento y destruyen el espiritu existente en una realidad distante a la verdad en que quisiera existir para no tener que preguntarse en todo instante como evitar la eminente catástrofe que aguarda al instante que vive ahora y que morira despues condenandolo a sumergirse en el mar profundo del recuerdo…

Estándar