Escribología

Delirio #4

Hoy desperté pensando en todo,
Soñando con nada,
Divujando palabras con lodo,
Caminando con las ideas atadas.

Desperté tratando de llegar al horizonte,
Con ganas de enterrar lo malo bajo el monte,
Destruir lo que nos atormenta,
atacar el infierno que nos enfrenta.

Quisiera decir tantas palabras,
Quisiera, tanto quisiera,
Contra los políticos de mierda no sentir cólera,
Solo sueño que un día desaparescan las cosas malas.
Construir una Nueva era.

PL

Estándar
Escribología

Mundo perfecto.

Caminó hacia la mesa en donde tenía papel y su máquina de escribir, pensaba elaborar una carta para su hermana menor mientras encendía un cigarro; uno de esos sin filtro, sus favoritos.
Acercó un cenicero antiguo y comenzó a teclear con mucha fuerza: “Hay mucho que quiero contarte, mi empresa es un éxito rotundo por fin he logrado lo que siempre he deseado una casa, un par de carros; mi esposa y mis dos hijos están muy bien ahora”.
Encendió otro cigarro y continuó: “Espero que esta carta llegue muy pronto, no resisto las ganas de hablar con tigo, sabes creo que por fin he logrado la vida perfecta de la que hablábamos
cuando éramos pequeños querida hermana ¡ya quiero verte!”
Una voz de mujer resonó en la casa: ¡Vamos! gritó con gran regocijo. Entonces él escribió de prisa:
“Justo ahora llevaré a mi hermosa familia a pasear, te quiero”. Mientras salía de prisa pensó: que
bobo soy, escribiré todo otra bes mañana.
Lamentablemente el mañana no llegaría, pues todo era un delirio creado por él, nada era real
desde aquel día que sus neuronas se habían convertido en un amasijo de carne, en una maquina
diseñada para matar, en un demonio que lo obligó a asesinar a sangre fría a su familia…
Y rompió en millones de pedazos su pasado, presente y futuro, y aunque en su mente aquel día, su
último día feliz, se repetía, el infierno del manicomio y la verdad lo consumía y provocaba que su aliento, su vida, se apagara muy tortuosa y lentamente…

PL

Estándar
Escribología

Diferente.

Un día como este, común sin nada especial en el ambiente, decidió introducir sus manos en su

cuello y arrancó sus venas como cables inútiles.

Quizás soñó que todo era diferente y no soportó la realidad, quizás pintó cuadros imposibles

con ideas de locos que querían algo diferente.

Lo que no entendía es que siempre hay seres diferentes que buscan hacer esa diferencia, que

quieren construir un universo con un delirio y ocurre con mucha frecuencia.

O quizá se cansó de dormir en medio de deseos, y siempre despertarse con el reflejo d las

llamas del infierno en sus ojos, una flama que cada día lo consumía, un fuego que lo destruyó…

PL

Estándar
Escribología

Regocijo.

Quizá bajar al cielo poco a poco o Desplazarse al infierno paso a paso fue su técnica para escapar, para distraerse.

Pensaba mucho y soñaba más, que todos juntos, decía palabras simples y sólo se escondía en sus ideas.

Algunos creían que era eterno, que tenía más vida que la existencia y que no sentía.

Diremos que fue un ser inmortal que no tenía miedo a nada, , que se interesaba por cosas sencillas y se reía por nada y no lloraba, al menos de día.

Sus ideales duraderos como diamantes no se rompían, tampoco el fuego lo venció y la muerte le temía.

Así aguardó el día tan preciado y soñado, el día que después de agonizar murieron las religiones y los fieles infieles perecieron, el día que los santos se suisidaron y los humanos se comprendieron.

Ese día cuentan que se hizo uno con la tierra y descansó en una cuna cósmica, escuchando el regocijo de la creación, de la paz.

PL

Estándar
Escribología

Delirio #3

Zafio- es el mundo real tan inmerso en mentiras legítimas y oficiales,
Atrayentes con lógicas ilógicas sensacionales que son tan hermosas como sepulcrales,
Burdas ideas que torturan nuestras almas y nos cortan las alas,
Dejando imágenes dolorosas de un recuerdo frío, lejano y cercano, que reprocha por almas sanas sin armas,
Inteligentes seres pensantes como tú y yo… únicos, digotomicos de la sociedad inmersa en la suciedad que discrimina, excluye y etiqueta.

Surge en mi mente el sueño de un mundo utópico con un pensamiento estoico, sin suicidios filosóficos, sin estereotipos históricos.

Ocupan, oscilan ahora en mi alma delirios múltiples, que fluyen como ríos torrenciales tan útiles como inútiles.

Fuentes de imaginación caen de mi como cascadas, mientras pinto círculos en el aire dejando ideas desoladas así las letras salen de mi mano mientras toco piano y te hago aparecer en mi escrito…

dÍa a día pesadillas reales destruyo, mientras mi alma reconstruyo, sonrío, me pongo de pie y mis delirios detono, la esperanza de un mejor futuro encuentro, futuro que está en manos de personas como la que aquí menciono.

Así la mente relajo y aterrizo, regreso al piso y analizo mientras me deslizo hacia la realidad que ahora se compone por el mundo de las ideas, pensamientos que son como escaleras que nos transportan hacia un futuro mejor, donde la diosa Iustitia nos protegerá, donde juristas amantes de los animales y humanos como tú nos defenderán, y promulgarán.

PL

Estándar
Escribología

Hoy prefiero

Hoy no quiero pensar,
Solo divagar,
Distraerme con el silencio,
Esparcirme como incienso.

Tampoco quiero hablar,
Solo escuchar,
Tus historias y sonrisa,
Tu voz ligera como brisa,
Que a cada segundo me logra echisar,
Que por otros mundos me desliza.

No quiero caminar,
Prefiero volar,
Dirigirme hacia la nada,
Para conocer a una Ada,
De un mundo encantado,
Y ya no sentirme desesperado.

Hoy quiero saltar,
No al vacío, mejor al mar,
Para nadar a la deriva,
Y entre delirios nadar de abajo hacia arriba.

Quería gritar,
Pero tu hola me salvó,
El aliento me devolvió,
Mi alma entonces se pudo relajar,
Diría que pude flotar.

Hoy me quiero dejar llevar,
Que hacia las nubes me puedan empujar,
Para pasear en mi multiverso,
Diciendo y escribiendo uno que otro verso.

PL

Estándar
Escribología

Una noche

Todo comenzó una noche, de esas frías y con mucho viento, solitarias y tenebrosas. De esas donde la luna se cubre el rostro, porque siente miedo.

Los árboles se quejaban con el aire, las flores sentían pavor y una tormenta azotaba con violencia, como queriendo callar las voces del infierno.

Bajo un techo dormía un ser, uno de esos animales que creen poder razonar, de esos que se consideran buenos.

Aullidos adornaban el macabro paisaje y el silencio comenzaba a propagarse, interrumpido por algunas ráfagas de viento desolador.

Entonces, algo entró bajo aquel techo, un ente delirante y grotesco, que avanzó hacia quien dormía desplazándose con torpeza, a veces caminando y otras arrastrándose.

Quien dormía no quería abrir los ojos, pero envuelto en pánico lo hizo. Unos cuernos lo saludaron al mismo tiempo que un rugido desgarrador le estremecía, unos ojos de fuego le saludaron mientras una pezuña lo alcanzó.

Todo temblaba, todo tenía miedo hasta las piedras querían correr, pero el miedo burlón los sujetaba. Y no, no era el demonio…

Nuestro amigo se liberó, al mismo tiempo que su captor lo soltaba. La despedida se acercaba, y nuestro personaje se sentía feliz.

Al salir, el ente buscó el abismo de un espejo, y pronunció entre rugidos:

Soy tú, eres lo peor que soy y soy lo mejor que eres, sin ti no existo, tu me has creado. Cuando eres malo soy fuerte, pero cuando eres bueno descanso nada más. Me basta un chiste, una mala broma, para invadir lo poco que me hace falta, con locura y frenesí. Me marcho en el abismo de la verdad mentirosa que creas en tu espejo falso que llamas realidad…

Entonces, todo volvió a la normalidad, y nuestro amigo olvidó la pesadilla, siguió creyendo la realidad superficial, viviendo en sueños, encerrado en su caverna, siendo el todo que en verdad no es nada.

PL

Estándar