Escribología

Dueles

Siento las lágrimas
Acumulándose en mi interior
Mi corazón fracturándose
Poco a poco

Dije que no me iría
Prometí estar siempre contigo y para ti

Dijimos que lucharíamos juntos
Que nos tomaríamos de la mano hasta el final
Que dormirías en mis brazos
Y me dejarías dormir abrazada a tu pecho

Hicimos muchas promesas
Las hicimos los dos

Pero, ¿por qué duele tanto hoy?

Dime, ¿Por qué siento que se nos está escapando de las manos?

Sé que solo el amor no basta, necesitamos más, mucho más
Ambos lo sabemos
Pero, me cuesta aceptar que el camino que tomarás
Es uno en el que yo no puedo caminar contigo

Siento que estás preparándote para alejarte
Y eso me parte el alma
Me atreví a soñar un futuro
Una vida contigo
Me atreví a pensar que la merecía

En ti encontré todo lo que buscaba
Y hasta lo que no sabía que quería
Sé qué podríamos, lo sé bien

Pero ahora parece que el camino se separa
Y nos tocará seguirlo cada uno por su lado

Y eso, me mata

Mi corazón no volverá a latir igual
Si tú te marchas
Se irá contigo a dónde quiera que vayas
Mi alma también te seguirá

No imagino un futuro con nadie
Con nadie que no seas tú
Y si te marchas todo se quedará en nada
Seguiré mi vida
Prometo no rendirme

Pero sé que no volveré a amar a nadie
Sé que no volveré a desear compartir mi vida
Eres el primero y el último amor de mi vida
Para siempre mi corazón se queda contigo

Estándar
Escribología

Marzo

Marzo sabe a mango, 

huele a San José del Golfo,

se siente a arena de la playa a la que siempre regresabas.

Marzo suena a los 15 años de Martina y a las decenas de libros en los que te perdías. 

También trae tus abrazos y aquellas caricaturas que por horas veíamos juntos.

Marzo recita los versos que escribías en tus papeles de abogado, con la única excusa de escaparte de la realidad por unos minutos. 

Este mes despierta en mí una amnesia involuntaria; borra el 11 del calendario y solo lo reconozco con los sentidos. Me detengo un momento, y saboreo, huelo, siento, escucho y te veo. Tu recuerdo vuelve en mis sentidos y te extraño. 

Te quería contar que ya soy esa profesional con buenas notas que siempre me instaste a ser, que cada que pruebo una hamburguesas te siento cerca, lo mismo me pasa cuando veo caer a las jacarandas. 

Confieso que, al las olas chocar contra mis piernas te agarro de la mano y no me quiero soltar, tal como cuando era una niña. 

Aquí se te echa mucho de menos, Memito, pero sé que desde la nube más hermosa estás comiendo docenas de mangos y disfrutando de tu cocido favorito con una limonada bien cargada.

Guárdame un poco, para cuando llegue.

Estándar
Escribología

Pensando.

Mis dedos se mueven sobre la pantalla sin rumbo, tratando de expresar lo mucho o poco que siento o no siento, tratando de decir palabras con sentido, palabras decorosas y fructuosas que no sean mierda.

Pero no pueden y solo escriben cosas sin sentido, incoherencias que aunque dicen mucho al final significan poco, cosas que no construyen ni edifican, pero eso me importa un carajo porque lo que quiero es hablar.

Hablar, hablar, pensar, gritar, insultar decir cualquier estupidez que me distraiga y me lleve del mundo real a un mundo real que carezca de la realidad falsa que tiene nuestra realidad…

PL

Estándar
Escribología

Has regresado

Has estado presente por momentos. Has estado aquí.

Me sorprende, me desencaja porque hace tanto que no lo estabas tan frecuentemente. 

Se me volvió a perder la mirada, la sonrisa volvió curvarse hacia abajo al pensar que podía acercarme y conversar. Saber qué es de ti, pero esto parece la idea y sensación más rumiante que ha habitado en este pequeño cuerpo desde hace años y hasta cierto punto me molesta.

Aclaro que no me enoja pensar en ti, al contrario, solo puedo hacerlo, ahora, con esperanza de que estés bien. Es complicado no poder acercarme y preguntártelo para que lo confirmes. 

Has regresado a esta mente caótica, pero ya no al mismo corazón turbado que conociste, a ese amor perdido y confundido. Me encantaría presentarte esta nueva yo, esta que recuerda y aprendió que está bien no tener todas las respuestas, no tener el control de todo y que aún sin querer también se puede lastimar a los demás. 

Quisiera contarte todo lo que he dejado atrás, todo por lo que he luchado y he alcanzado y comentarte que fuiste un parteaguas en mi vida, doloroso, desgarrador pero valioso. 

Comprobé la fuerza que llevo por dentro, descubrí el profundo amor que puedo dar, y a que sola también soy feliz. 

Me encantaría escuchar tus historias, qué es lo que ahora te mueve, si volviste a enamorarte de tu carrera, si te gusta la vida en el campo y si aún nos recuerdas, pero sin odio; en serio ese es uno de los deseos más grandes que tengo, que ambos podamos revisitarnos en el pasado y eso no deje un mal sabor de boca, aunque sé que el agujero que quedó de nuestro caminar, nunca se irá.

Solo he decidido quedarme con lo bueno, eso que agradezco tanto, porque lo viví, lo disfruté y lo sentí con cada parte de mi ser. Aunque ya no suspiro sigo respirando hondo. 

Es sábado y escribo después de la clase de señas porque mientras lo hago también uso mis manos para decir lo que con letras no se lee. 

Estándar
Escribología

Nunca

Nunca te diré adiós
Por hoy te dejaré soñar lejos de mis brazos
Y dormiré con tu recuerdo abrazándome

Amaneceré soñando con tu amor
Esperaré, vida de mi vida
A qué tú vuelvas a mí

Para poder ver al fin
Los amaneceres en tu sonrisa
Y vivir este amor que es tan nuestro
Qué ni el tiempo ni la distancia podrán apagar

Esperaré que vuelvas
Cuando vea la lluvia caer
Y el frío cale mis huesos
Para poder aferrarme a tu espalda
Y poder recostar mi cabeza en tu pecho

Sé que nuestros corazones
Volverán a latir juntos
Volverán a agitarse juntos

Y sonreíras en mis labios
Y toda esta tristeza solo será un mal recuerdo

Te esperaré amor
Porque soy tuya
Porque tú eres para mí
Porque nuestras almas se reconocieron
Y no podrán alejarse jamás

Te esperaré con todo mi amor
Guardado en el bolsillo o en un cajón
Te esperaré con las manos llenas de ansias
Con la piel sedienta de ti

Estándar
Escribología

El día que deje la pluma y el papel.

No fue el día que rompieron mi corazón dejándome de lado,
ni el día en que llorando pedí ayuda y me la negaron.

No fue la noche en que las estrellas dejaron de brillar,
ni cuando la luna una noche se fue y jamás volvió.

No fue en el ultimo suspiro de aquella criatura,
ni en el nacimiento de la bestia inmunda.

No fue en la caída de la ultima hoja de aquel álamo,
ni cuando al sembrar mi sauce la tierra se negó a cuidarla.

No fue cuando la oscuridad llego a mi paramo,
ni cuando los ángeles hicieron un festín en mi mesa.

No fue en la caída del muro que protegía a mi niño,
ni cuando el niño decidió ser quimera.

No fue en la fiesta de despedida de la vida que alguna vez quise tener,
ni en la larga caminata en busca del ocaso.

Ni siquiera fue cuando el color blanco tomo un significado doloroso,
ni la resignación de tener que mostrarme o desaparecer.

No fue ni en las almohadas inundadas de peces que buscaban salir de la red,
tampoco por los peces que aun esperan el momento de conocer la libertad.

Dejé la pluma y el papel, porque el tiempo es incalculable,
porque el tiempo es dolor,
el tiempo es agonía,
y quiero tomar las manecillas para retroceder la vida
o quitarle las pilas al reloj.

Estándar
Escribología

Quiero ser libre

Dedicado a todos mis catedrácticos de mi alma mater, MI USAC, MI UNIVERSIDAD, MI OPORTUNIDAD.

Catedrática y catedrático San Carlista, no me enseñes que debo pensar, conozco tu pasado social (bueno te haz encargado que no lo olvide, en mi mente suena y resuena : “Oliverio no esta aquí, Oliverio no está allá, Oliverio está en las calles exigiendo libertad”) y entediendo tu repudió por el Estado. Pero si quieres que luche por la libertad, no me enseñes solo un lado de la realidad, no quiero que me diagnostiquen parálisis de pensamiento.

Enseñame a cuestionar,

enseñame a analizar,

enseñame a formar mi propio criterio.

No me enseñes más el problema, ayudame a buscar soluciones.

No me victimices más, por ser mujer , por ser parte de la clase trabajadora, por no nacer en una cuna de oro, por ser descendiente de los oprimidos o por crecer bajo la guía de la institución más conocida y politizada en el mundo Occidental.

Quiero ser libre de pensar diferente a los demás,

Quiero ser libre de actuar diferente a los demás,

Quiero ser libre de no dejarme guiar, por la opinión de mi amiga de pañuelo verde o celeste,

Quiero ser libre…

pd: si quieres que sea libre no me hagas esclava de tu manera de pensar.

Estándar
Escribología

Gracias

Siempre he creído que la música me calma, sin importar el sentimiento que en ese momento me invada, pareciera que  música se apoderara de mis emociones. Si me siento triste comienza a sonar una melodía en mi cabeza, no crean que estoy loca, pero la música siempre se ha vuelto mía.

No nací con la destreza musical es más puedo decir que tengo dos pies izquierdos, ni siquiera puedo bailarla como toda una profesional, es un poco tonto como me estoy explicando, pero así es. La música siempre me muestra un rumbo diferente una ruta distinta, quizás sea porque cuando la escucho es como si llevara a cabo un viaje de introspección.

No sé qué se siente ser cantante, supongo que esa experiencia es muy parecida a lo que siento cuanto se me enchina la piel al escuchar una voz que me envuelve. Nunca voy a saber cómo se siente interpretar un instrumento, pero supongo que es la misma sensación que siento al llevar en mi cerebro el sonido de todas esas canciones

La música me saca de este mundo y pareciera que flotara, a veces ni siquiera conozco el nombre del cantante tampoco de su canción, sin embargo la canción sigue en mi cabeza, quizás lo escuche por allí y la melodía invade todo mi cuerpecito. Es difícil explicar que llevo una rocola invisible en el corazón que me sale por los oídos.

Gracias a la música, gracias los músicos infinitas gracias por este regalo que da vida.

Estándar
Escribología

Grito

Tardo horas eligiendo qué vestir, me pongo frente al espejo y tomo un suéter, pero hace calor…

Mis hombros descubiertos me hacen escuchar a mi mamá llamando a mis amigas, porque no sabe donde estoy; la falda corta sobre mi cama me advierte que hay manos venenosas; el collar que llega hasta mis pechos me ve con inquietud y el espejo me hace pensar que debo tomarme una foto para que todos sepan cómo vestía.

Eso me pasa a mí, a mis 25 años. Tengo miedo, rabia y me siento impotente. Y entonces el silencio me hace llorar, llorar por las niñas que sin usar escotes, sin tener pechos grandes y sin que la sangre aún no manche su ropa interior, viven en el infierno.

Y el nombre de Hilary y de Sharon vienen a mi cabeza, y un hogar con nombre bíblico me hace gritar, y querer quebrar todo, para que no nos quemen el cuerpo ni el alma.

Estándar
Escribología

Vivas las queremos

En cada salida, un regreso incierto,
porque la inseguridad es algo cierto.
No se fía ni de su sombra,
y que regresen a salvo ahora asombra.

Costumbre que no debe ser rutina,
que no puedan salir ni a la esquina.
Porque ahora incluso a su casa,
quien fuera animal presa de caza.

¿Y qué hacemos mientras sucede?
Se nos olvida que tenemos madre, hermana, esposa o hija,
mientras no sea tu familia es un: sálvese quien puede,
pero no se metan con mi madre, hermana, esposa o hija,

¿O también somos parte de jauría?
Que sacamos colmillos y garras para juzgar,
para señalar que ella tiene la culpa por como vestía,
a comerla con palabras y humillar hasta desgarrar.

Ahora su único compañero es el miedo,
de no regresar y a su familia abrazar,
de incluso en una cuneta terminar,
porque al fin y al cabo a la sociedad le importa un bledo.

Que nos las devuelvan completas.
Que nos devuelvan la confianza. 
Que sus vidas sean vistas como saetas,
y que ellos no puedan pagar la fianza.

Vivas las queremos.

Estándar