Escribología

Bailando

Era una de tantas noches en que el sueño no llegaba
Los relámpagos anunciaban una tempestad
Una tormenta se avecinaba
Podía sentirla, casi podía abrazarla
Una noche de esas, una noche más

Abrí una botella de vino
Me puse mi sudadera favorita
Puse música a todo volumen
Y abrazada a tu recuerdo
Me encontré bailando con la soledad

Dimos unas cuantas vueltas
Me susurró palabras al oído
Sus brazos se aferraban a mí
Y yo no quería soltarla
Bailamos al compás de una balada
Lenta, romántica

Me recosté en su hombro
Me dispuse a llorar
Nadie daba tanta paz
Nada reconfortaba tanto
Como bailar, en esas noches oscuras
Con mi soledad…

Estándar
Escribología

Para nosotros solo es un número más

Desde hace unos meses Ares y yo hemos comprometido más nuestra complicidad, y ahora evolucionamos a un nivel más profundo de nuestro vínculo, en donde nos topamos con que nuestras edades son solo un número más que desaparece cuando las pieles se fusionan y somos uno solo.

Con él he pasado a olvidar una gran parte de la noción del tiempo, pero también he aprendido a sanar cada una de esas heridas.

Él besa mis labios, mi rostro, mi cuerpo y con cada beso suyo siento que las cicatrices van desapareciendo como arte de magia o como una irreverencia ante dolor.

Lo veo y me parece increíble que no piense en las diferencias que nos caracterizan y etiqueta sino en el amor profundo que nos declaramos juntos, a la distancia, desde aquí y el allá.

Por rebeldía al que dirán, hoy he decidido amarte, Ares.

Estándar
Escribología

Quien juzga

Quien juzga debe tener un claro entendimiento de la diferencia entre el bien y mal. Si no reconoce la diferencia puede llevar a la humanidad a la decadencia moral , porque decreta muerte para el inocente y libertad para el culpable. Pero ¿cómo se determina la decadencia moral? si por naturaleza el ser humano es engañoso y puede llamar a lo bueno: malo y a lo malo: bueno. La repuesta a tal conflicto descansa en la insensibilidad del ser humano al no reconocer a su prójimo como igual.

A pesar, de que quien juzga puede poseer un “estatus” mayor a los ojos del resto, es indispensable dejar claro que por ningún motivo se debe dar cavidad a la creación de dicho estatus. Porque, no se conocería la igualdad entre individuos.

Quien juzga y quien es juzgado; son individuos iguales al punto de reconocer ante la sociedad que los papeles pueden ser invertidos cuando se deje de reconocer la igualdad.

Sin embargo, es necesario que aclarar que la igualdad que se plantea para evitar la decadencia moral ; reconoce la diferencias entre individuos, al brindar espacios para expresar la oposición de ideas y condenar la perpetuidad de un mismo discurso que persiga la libertad de quienes se oponen a él.

Estándar
Escribología

Nuestro mirador

En el mirador, donde por primera vez compartimos ese silencio que nos unió y la ciudad se peinaba para impresionarnos, regresamos el segundo día de algún mes de este año extraño. 11 años después, pero regresamos.

Encendió un cigarro tal y como la primera noche que sin querer nombramos ese lugar nuestro. Me preguntó si me incomodaba; con la cabeza respondí que no y al instante nos perdimos entre el anaranjado que brillaba en medio de una sábana oscura y llena de estrellas que se desplegó en nuestro horizonte.

El reloj se acercaba a la medianoche y la ciudad de nuevo se alegró de vernos volver. En silencio fijamos los ojos en aquel espectáculo que la luna nos regaló por regresar a ese mirador que nos vio callar y amar, a ese sitio que hicimos nuestro.

Gracias mi querido amigo por hacerme volver.

-Amarela-

Estándar
Escribología

Solo conmigo

No olvido que fue empezando marzo cuando intercambiamos por última vez algunas palabras.

Busqué el porqué en cada espacio, entre cada letra y no lo encontré.

Más tarde entendí que hacía tiempo que habías elegido el silencio como esa nota de despedida nunca escrita, pero se te olvidó decirme qué era lo que habías puesto en ella.

Ahora, ya que los años han pasado, puedo confesar que aprendí a leerla como al braile, paseando mis dedos sobre las cicatrices que dejaste.

Supe que te fuiste porque no estabas dispuesto a esperar que me encontrara, y no es reclamo, solo lo veo como esa valentía de serte fiel, de tener claro qué era lo que no estabas dispuesto a hacer.

Pudo ser mucha carga estar a mi lado y no lo supe en su momento, y me atrevo a decir que realmente no me amabas y ninguno de los dos lo quería decirlo en alto, ninguno de los dos quería aceptarlo.

Ahora lo veo, lo siento, lo entiendo

Ahora te veo, te siento, te entiendo

Ahora me veo, me siento, me entiendo.

No te necesitaba aquí, aunque por tantos meses llore al no verte venir.

Solo me queda agradecerte por enseñarme sin estar,

por empujarme a buscarme,

por dejarme para que yo en verdad pudiera encontrarme, sin ti, sin nadie, solo conmigo.

-Amarela-

Estándar
Escribología

Te recuerdo

Y me di cuenta que tu recuerdo aun vive en mi de forma intrínseca, me di cuenta que tu recuerdo seguirá aun cuando el olvido me alcance y se nuble mi universo, incluso seguirá cuando pida que no siga y cuando pida que desaparezca.

Pero ya no me importa que tu recuerdo viva conmigo, viva en mi, viva sin mi, no me importa encontrarte en los vastos llanos del imaginar, tampoco me importa cuando llegas como recuerdo puro o como recuerdo pasajero.

No me importa, no me importa si llegas de la nada siendo nada y convirtiendome en nada, aunque preferiría que llegaras siendo real siendo mucho y convirtiendome en algo, pero que me importa si el importar al final también importa un carajo.

Solo sé que tu recuerdo vive, perdura y permanece, aun cuando la locura invade la realidad y la realidad se convierte en una puta mentira que es apreciada como acendrada pero que en realidad es un bodrio deleznable. Tu recuerdo, recuerdo, te recuerdo, recuerdo…

PL

Estándar
Escribología

Dueles

Siento las lágrimas
Acumulándose en mi interior
Mi corazón fracturándose
Poco a poco

Dije que no me iría
Prometí estar siempre contigo y para ti

Dijimos que lucharíamos juntos
Que nos tomaríamos de la mano hasta el final
Que dormirías en mis brazos
Y me dejarías dormir abrazada a tu pecho

Hicimos muchas promesas
Las hicimos los dos

Pero, ¿por qué duele tanto hoy?

Dime, ¿Por qué siento que se nos está escapando de las manos?

Sé que solo el amor no basta, necesitamos más, mucho más
Ambos lo sabemos
Pero, me cuesta aceptar que el camino que tomarás
Es uno en el que yo no puedo caminar contigo

Siento que estás preparándote para alejarte
Y eso me parte el alma
Me atreví a soñar un futuro
Una vida contigo
Me atreví a pensar que la merecía

En ti encontré todo lo que buscaba
Y hasta lo que no sabía que quería
Sé qué podríamos, lo sé bien

Pero ahora parece que el camino se separa
Y nos tocará seguirlo cada uno por su lado

Y eso, me mata

Mi corazón no volverá a latir igual
Si tú te marchas
Se irá contigo a dónde quiera que vayas
Mi alma también te seguirá

No imagino un futuro con nadie
Con nadie que no seas tú
Y si te marchas todo se quedará en nada
Seguiré mi vida
Prometo no rendirme

Pero sé que no volveré a amar a nadie
Sé que no volveré a desear compartir mi vida
Eres el primero y el último amor de mi vida
Para siempre mi corazón se queda contigo

Estándar
Escribología

Marzo

Marzo sabe a mango, 

huele a San José del Golfo,

se siente a arena de la playa a la que siempre regresabas.

Marzo suena a los 15 años de Martina y a las decenas de libros en los que te perdías. 

También trae tus abrazos y aquellas caricaturas que por horas veíamos juntos.

Marzo recita los versos que escribías en tus papeles de abogado, con la única excusa de escaparte de la realidad por unos minutos. 

Este mes despierta en mí una amnesia involuntaria; borra el 11 del calendario y solo lo reconozco con los sentidos. Me detengo un momento, y saboreo, huelo, siento, escucho y te veo. Tu recuerdo vuelve en mis sentidos y te extraño. 

Te quería contar que ya soy esa profesional con buenas notas que siempre me instaste a ser, que cada que pruebo una hamburguesas te siento cerca, lo mismo me pasa cuando veo caer a las jacarandas. 

Confieso que, al las olas chocar contra mis piernas te agarro de la mano y no me quiero soltar, tal como cuando era una niña. 

Aquí se te echa mucho de menos, Memito, pero sé que desde la nube más hermosa estás comiendo docenas de mangos y disfrutando de tu cocido favorito con una limonada bien cargada.

Guárdame un poco, para cuando llegue.

Estándar
Escribología

Pensando.

Mis dedos se mueven sobre la pantalla sin rumbo, tratando de expresar lo mucho o poco que siento o no siento, tratando de decir palabras con sentido, palabras decorosas y fructuosas que no sean mierda.

Pero no pueden y solo escriben cosas sin sentido, incoherencias que aunque dicen mucho al final significan poco, cosas que no construyen ni edifican, pero eso me importa un carajo porque lo que quiero es hablar.

Hablar, hablar, pensar, gritar, insultar decir cualquier estupidez que me distraiga y me lleve del mundo real a un mundo real que carezca de la realidad falsa que tiene nuestra realidad…

PL

Estándar
Escribología

Has regresado

Has estado presente por momentos. Has estado aquí.

Me sorprende, me desencaja porque hace tanto que no lo estabas tan frecuentemente. 

Se me volvió a perder la mirada, la sonrisa volvió curvarse hacia abajo al pensar que podía acercarme y conversar. Saber qué es de ti, pero esto parece la idea y sensación más rumiante que ha habitado en este pequeño cuerpo desde hace años y hasta cierto punto me molesta.

Aclaro que no me enoja pensar en ti, al contrario, solo puedo hacerlo, ahora, con esperanza de que estés bien. Es complicado no poder acercarme y preguntártelo para que lo confirmes. 

Has regresado a esta mente caótica, pero ya no al mismo corazón turbado que conociste, a ese amor perdido y confundido. Me encantaría presentarte esta nueva yo, esta que recuerda y aprendió que está bien no tener todas las respuestas, no tener el control de todo y que aún sin querer también se puede lastimar a los demás. 

Quisiera contarte todo lo que he dejado atrás, todo por lo que he luchado y he alcanzado y comentarte que fuiste un parteaguas en mi vida, doloroso, desgarrador pero valioso. 

Comprobé la fuerza que llevo por dentro, descubrí el profundo amor que puedo dar, y a que sola también soy feliz. 

Me encantaría escuchar tus historias, qué es lo que ahora te mueve, si volviste a enamorarte de tu carrera, si te gusta la vida en el campo y si aún nos recuerdas, pero sin odio; en serio ese es uno de los deseos más grandes que tengo, que ambos podamos revisitarnos en el pasado y eso no deje un mal sabor de boca, aunque sé que el agujero que quedó de nuestro caminar, nunca se irá.

Solo he decidido quedarme con lo bueno, eso que agradezco tanto, porque lo viví, lo disfruté y lo sentí con cada parte de mi ser. Aunque ya no suspiro sigo respirando hondo. 

Es sábado y escribo después de la clase de señas porque mientras lo hago también uso mis manos para decir lo que con letras no se lee. 

Estándar