Escribología

Ladrillos

Alzamos ladrillo a ladrillo este muro que nos separa

Las palabras no dicen lo que queremos, no logran explicar los sentimientos

No construyen caminos, construyen muros

Se pierde la luz un momento, me pierdo en la oscuridad

Trato de tomar tu mano y solo logro alejarme más

Y miro tus ojos dejándome atrás, no volteas, me olvidas

Mis peores miedos se despiertan cuando te alejas, cuando no puedes decirme que me quieres

Ojalá encuentre el camino de vuelta a mis brazos, pienso

Ojalá que mañana recuerde que me ama

Ojalá no me olvide, ojalá no se vaya

Me revolotean esos pensamientos y me rompo

¿Por qué tengo tanto miedo?

Me doy cuenta de que no quiero vivir sin ti

Hace poco no te conocía, hoy me mata perderte

No permitas que te pierda, no permitas que me pierda

Quédate, quedémonos a terminar de construir ésta historia

Quedémonos

Qué no exista ningún final

Estándar
Escribología

Tan distintos

Quisiera decir que tú y yo no somos tan distintos.

Que tú, al igual que yo, no frecuentas los que eran nuestros sitios; no bebés el mismo café que conmigo, a la misma hora que conmigo.

Que son mis manos las que extrañas detrás de tu cuello y que el «Te amo» pausado con mímicas solo lo hacías conmigo.

Que me piensas cada mañana, cada tarde, cada noche; que extrañas mis besos, mis manos y que no puedes escuchar nuestras canciones sin imaginarnos cantándolas en el carro.

Quisiera decir que tú y yo no somos tan distintos, pero sí.

Porque yo no puedo ver que el reloj marca las 16:00 horas sin buscar tu mirada.

Porque temo y me muero por toparme con tu rostro en el supermercado, mientras nos veo bailando en cada pasillo.

Porque no puedo pedir la bendición de alguien más, sin pensar en que eran tus manos la que encomendaban.

Y es que yo no puedo refugiarme en otros brazos, otros ojos, otros labios.

Estándar
Escribología

El miedo de no saberte

Definitivamente hoy comprendo que tengo miedo
de no saberte, de no conocerte, de no tenerte.

Miedos sobre miedos, acumulados, en hileras,
a pesar de no tener miedo, tengo miedos,
es contradictorio lo se, y al mismo tiempo no lo se.

En este juego de conocerme mas me pierdo,
será el desvelo hablando por mi,
o entre sueño la lucidez aparece,
tengo miedos, pero para englobarlos,
diré que tengo miedo al mañana,

Dónde estaré mañana?
quién seré mañana?
Tendré compañía mañana?
o la soledad tendrá ese lugar.

De algo estoy seguro,
la ansiedad que he estado cargando todos estos años,
esta comenzando a desgastarme mas de la cuenta.

y vuelvo a donde se desato esta vorágine,
tengo miedo de no saberte, de no conocerte, de no tenerte.

Estándar
Escribología

Espejo

Terminé tan rota, como espejo que cae al suelo sin aviso y lloré de la misma manera en la que lo hago los domingos de mayo, cuando la lluvia me recuerda que hacerlo no es debilidad.

No me molesté en reunir todas las partes que perdí, algunas ya no las necesito; tampoco en cerrar las puertas, que aunque sabes que siguen abiertas, no te esperan.

Ya no pido ni espero nada de ti, no quiero excusas ni reclamos, yo tampoco te las daré.

Me resistí a reconocer que el corazón me lo he roto yo sola en los últimos meses, me negué a ponerle nombre a lo que eras y me obligaste a encerraros en cajas distintas.

Estándar
Escribología

Tanto

Tanto adiós, tanta pausa, tanto reinicio.

Tanto de todo que me recuerda a ti, tanto de febrero que quisiera repetir y tanto de noviembre que quiero olvidar.

Tantos besos a destiempo, tantos abrazos en silencio, tantas miradas a escondidas, tanto nosotros que no existía.

Tanto de tanto, de aquello por venir y aquello por dejar ir.

Estándar
Escribología

Pregunta.

¿Y si sueño?

¿Y si pienso?

¿Y si quiero?

o si ¿No quiero?

¿Cuál es el significado de ser libre?

Como podemos saber que es la libertad, y creo definirlo es fácil, pero como se puede asegurar que es verdad lo que decimos…

¿y si un día nos diéramos cuenta que lo que vemos como verdad es falso?…

¿Cómo soportar que la mentira es el cimiento de lo que somos? de lo que hacemos, pensamos, queremos, soñamos, decimos, gritamos…

¿Entonces valdría la pena preguntar?… A caso sería importante querer… o sería mejor fingir que la mentira sigue siendo real…

Y por si lo pensabas, no, ni pienses que hablo de amor, porque reducir las palabras a un burdo sentimiento es triste, es lamentable.

¿Entonces de qué hablo?… Buena pregunta… es posible que hable de lo que crees, de lo que se encuentra antes o después de la punta de tu nariz…

Quizás yo no existo, puede ser que estas letras no existan, puede ser que, puede ser que…

Estándar
Escribología

Quiero ser mujer…

Solo necesite que alguien me motivase a pensar y fue razón suficiente para hacerlo por mi cuenta.
Así que no me culpes no levantar el mismo pañuelo que tú
No me culpes por querer entender.
No me culpes por no entregarme a lo que tu llamas libertad.
Porque no cuestionar aquello que llamas libertad se parece más a una prisión.

Estándar
Escribología

El dolor se transforma, no se acaba

Existe el temor de encontrar una nueva forma de dolor

el humano que le experimenta se transforma

¿es el dolor el peor de los temores?

los temores y los dolores se ponen al día

una nueva forma cae siempre antojosa

ante las delicias del delirio y del fastidio infinito

no necesariamente cortopunzante

a veces solo constante, intenso, embriagante…

es así como dentro de la microscopía del tiempo humano

es posible hallar, laberintos de sufrimiento

contenidos en apretadas curvas

dentro de las fracciones de tiempo más pequeñas

…a estas también les llamo infinito

y no hay alivio, no hay salida a la peor de las pesadillas

porque esclavos de este cuerpo somos y este cuerpo somos

es menester la existencia con sus embriagantes fragancias

nauseabundas, brillantes, opacas, candentes, dulces…

es así, la existencia en todas sus dimensiones

que ofrece tregua con eventuales distracciones

pero que con capricho tarde o temprano…

te someterá a la más pura experiencia

Estándar
Escribología

Yo primero

Después de todo el camino empedrado
por el que tuve que caminar,
después de haber puesto de lado
los pasos para tener que gatear.

Después de haber saltado
por el precipicio de tu corazón,
sin saber que me habías arrancado
las alas que simulaban mi razón.

Después de haber perdido
la sensatez y la dignidad,
probando tu platillo desabrido
y quedando con una gran inconformidad.

Después de colocarte al frente
y ponerte en un altar,
hoy comprendo que el sinónimo de tenerte
es encadenar.

Y no, nunca tuviste ese poder
al hablar de estar encadenado,
no me refiero a estarlo a tu ser,
si no a la sensación de ser abandonado.

Después de perder el tiempo
pues es lo que hice contigo,
estoy mas que dispuesto
a ser yo primero.

Estándar